17.9 C
Pereira
miércoles, abril 24, 2024

Cargas de profundidad

Es tendencia

Miscelánea

LA CASA ESTÁ DETERIORADA

- Advertisement -

Gabriel Alberto Toro Peláez
Columnista
Válido reflexionar, tomando el ejemplo de Singapur una ciudad Estado, independiente desde 1965, con apenas 728 kilómetros de territorio y 5.639.000 habitantes. Isla enclavada en el continente Asiático, al sur de Malasia, al norte de las islas Riau (Indonesia), que por el año de 1980 siendo uno de los países más pobres del mundo, con el liderazgo de Lee Kuan Yew, por más de 30 años, sucedido por su hijo Lee Hsien Looug, fue convertido en el cuarto país más rico del mundo (según el producto interno bruto, per cápita), después de Qatar, Luxemburgo y Macao.

Las bases de tal transformación, fueron: la implacable persecución a los corruptos, hasta ser condenados a pena de muerte quienes, saqueando las arcas de educación o salud, pusieron en peligro sus políticas ya que estas y la de vivienda, se convirtieron en fundamento de la prosperidad, con severas penas, para el prevaricato, el cohecho, y administración corrupta; con gran difusión de la honradez como respaldo de la ética pública.

Aprovechó Singapug, su privilegiada ubicación entre China, India y el Sudeste Asiático; convirtiéndose en centro comercial, de sus manufacturas y, en los años 90, en Centro Financiero, dadas las libertades de que gozaban los flujos de capital.

Celebró el Estado de Singapur Tratados de Libre Comercio con USA, China, laUnión Europea y el Sudeste Asiático, atrayendo empresas extranjeras, con su laxa política fiscal, siendo los inversionistas, quienes dieron empleo a sus habitantes; estimulando la mano de obra extranjera, ya que sus manufacturas gozaban del gran mercado chino, como sus mejores compradores.

Hoy Singapur concentra sus esfuerzos en hacer de su pueblo el más inteligente, con el propósito de que en su Estado brille el imperio de la Ley, con una urbe verde y limpia, y el segundo puerto más grande del mundo, en donde robarle al pueblo es traición a la Patria.

Lindo ejemplo para este abrumado y desorientado pueblo colombiano, cuyo Estado -de tiempo atrás- sólo premia el delito, estimulando el desorden social, cuando parapeta a toda clase de delincuentes a la cima de los poderes públicos, desde donde prohíjan a sus cómplices, les dan ejemplo, cátedra hipócrita de honestidad y amor por la Patria; mientras la destruyen, bajo la mirada impasible de la inmensa mayoría de incrédulos e inocentes bonachones.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -