13.3 C
Pereira
viernes, julio 19, 2024

Cargas de profundidad

Es tendencia

- Advertisement -

Gabriel Alberto Toro Peláez
Columnista

Se dice que los jóvenes no están enterados de la situación del país y que por rebeldía son más próximos a la izquierda.

Esto no es absolutamente cierto; muchos se han enterado de las maniobras engañosas utilizadas por líderes de izquierda, (véanse alegres reuniones con Álvaro Uribe), óiganse aquellos que desde niños fueron secuestrados por los insurrectos, perdiendo su niñez y juventud en una guerra que no era la suya, siendo mal formados como peligrosos delincuentes utilizados como carne de cañón.

Se conoce que el socialismo enseña: revolución, resentimiento y rebeldía, abandonando la formación intelectual; porque prefiere: ignorancia, pobreza, sumisión y dependencia del gobierno, mediante auxilios que fomentan su pereza; promoviendo el consumo de alucinógenos, para minar su voluntad e iniciativas de mejoramiento.

Los jóvenes saben que lo primero que perderán en un gobierno de izquierda es su libertad, que se perseguirán familia y religión por considerarlas como talanqueras a la imposición de su tiranía.

La juventud debe concientizarse de que solo las facilidades que proporciona un gobierno demócrata, libremente elegido, les permitirá realizarse consiguiendo metas de superación a través del estudio y el trabajo escogido de conformidad con sus aspiraciones personales y no arbitrariamente impuesto por el Estado, regido por un déspota que se eterniza en el poder, idiotizando al pueblo hasta la adoración (Véase Korea del Norte).

Saben las nuevas generaciones que vivir de los auxilios estatales, sólo los llevará a la pereza y, les castra sus aspiraciones de desarrollo y el emprendimiento para creación de empresa, que serán posibles mediante la seguridad y el orden que provienen del respeto a la Ley, la Seguridad y la Justicia imparcial.

Es de público conocimiento que las gentes huyen en masa de los países comunistas, en marejadas humanas desde Cuba, Venezuela y algunos países centroamericanos y africanos, prefiriendo tirarse al mar o iniciar tortuosos e interminables viajes con sus hijitos, en las condiciones más infrahumanas, buscando la caridad de una limosna o un plato de comida, para calmar el hambre que produce el comunismo.

Los comunistas proponen fomentar la pobreza, eliminando las fuentes de empleo, para doblegar la voluntad del pueblo, ofreciendo falsamente democracia, comprando el favor del pueblo con caprichosos auxilios, lo cual es diametralmente contrario a los anhelos de la juventud.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -