Cargas de profundidad

Gabriel Alberto Toro Peláez Columnista La historia demuestra que: “el comunismo siembra ilusiones, sueños y esperanzas, pero cosecha: violencia, frustración y miseria” Rafael Rodríguez, profesor universitario. El comunismo no respeta fronteras, ni el concepto de Patria. Anteponiendo sus ideales a cualquier límite, no reconoce autoridad, ni derecho que se le oponga; abomina la religión, pastores,…

Contenido Exclusivo

Este contenido hace parte de nuestra edición digital exclusiva
para suscriptores.

Compartir