22.5 C
Pereira
miércoles, febrero 28, 2024

Cargas de profundidad

Es tendencia

- Advertisement -

Gabriel Alberto Toro Peláez
Columnista

Cito palabras del acertado columnista Álvaro Ramírez González: “Saravia de Carvalho le dijo a Olof Palme: “En Portugal queremos acabar con los ricos” y este le respondió: “Que curioso, en Suecia solo aspiramos a terminar con los pobres”.

Razón les asiste a quienes piensan que no es acabando con los ricos, ni quitándoles lo que tienen, para dárselo a los pobres, que viene la igualdad.

Tampoco es multiplicando auxilios; así, sólo se consigue la abulia; desestimulando la iniciativa y el emprendimiento.

En Colombia existen aproximadamente 60 sistemas de subsidios, como en: Salud, Vivienda, Adulto Mayor, Familias en Acción, Icetex, Universitarios, Desplazados, Ingreso Solidario, Desempleo, Servicios Públicos, Finagro, Ser Pilo; a los Artistas; Reposición Vehicular; Economía Naranja; Capacitación Rural, Formación del Sena, Inem; etc…

Muchos, son necesarios para paliar la  pobreza; en la medida en que constituyan estímulo al emprendimiento y  oportunidades de trabajo, sin prolongación  en el tiempo, que propicien: la pereza, el desgano por la autosuficiencia, generando estancamiento social, porque sus beneficiarios no buscaran su propio progreso, ni la generación empresarial, hacia la promoción de empleo;  sino que  esperan que “papá gobierno” les solucione sus afugias económicas evitando el progreso, porque pierden los auxilios, sí se les descubre que han salido de su condición de pobreza.

Algunos auxilios tienen responsabilidades y compromisos de correspondencia, como el SENA, que forma para el trabajo gratuitamente y concede préstamos a sus alumnos para creación o crecimiento de microempresas, a condición de que generen puestos de trabajo, y mediante su buen manejo puede condonar la deuda.

Por manera que no es quitándole a los ricos para dárselo a los pobres, como lo proponen los comunistas, que se genera la igualdad. Por el contrario, los ricos crecen la economía, crean puestos de trabajo; en tanto la libertad y respeto a la ley, generan bienestar, cuando el Estado no tiene que invertir grandes sumas del presupuesto en orden público, ocupándose entonces de educar, generar empresas, fomentar creación de empleo, salud y vivienda.

La protesta y destrucción insensata, no favorece el lleno de necesidades del pueblo; tampoco desconociendo la autoridad y generando caos, asesinando policías o violentando bienes del Estado o privados de quienes dan empleo, como llega el bienestar; así, se consigue retrasarlo y torpedearlo, en perjuicio de los desvalidos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -