21 C
Pereira
martes, julio 23, 2024

Cárder salvando especies de fauna y flora

Es tendencia

- Advertisement -

Jorge Eduardo Murillo

Columnista

La Cárder y la WCS -organización mundial que protege la fauna y los lugares silvestres alrededor del mundo– firmaron un convenio dentro del Plan de Conservación de Especies Amenazadas. Dicho plan consiste en dejar la teoría de la conservación, convirtiéndose en hechos que hagan que se lleve a la práctica el cuidado de las especies y su entorno. El foco de atención se centra en Pueblo Rico, Risaralda, más específicamente en la población de Santa Cecilia, donde habita la Rana Cocoi -Oophaga Histriónica- la cual es una especie endémica en vía de extinción, en caso de no prestársele la debida protección.  Durante seis meses la buscaron en la región encontrándose series amenazas para la preservación de la especie; los factores detectados fueron la falta de conocimiento para su identificación, el cambio climático, la deforestación, pérdida de agua, la contaminación, la caza, la extracción y el tráfico ilegal, entre otros. Dichos factores fueron caracterizados en la etapa de investigación, llegándose a la conclusión de la existencia de un peligro crítico para su conservación y cuidado.  Se les suma a las amenazas, la posibilidad de encontrarse en la región el desarrollo de cultivos que con sus insecticidas causen su pronta mortandad.

Por todo lo anterior, el convenio busca que las acciones después de la etapa de investigación, se conviertan en un proceso de largo plazo para educar a la población y exista un empoderamiento para que la ciudadanía deje de ser una amenaza y se convierta en una protectora de la Rana Cocoi. Con esta ambiental campaña, Pueblo rico se convierte en un paraíso de ranas. Adicional a esto ante denuncias de ciudadanos se están recuperando ciertas mascotas que en poder de la comunidad reciben maltrato y no permiten su reproducción futura; se suma la mercadería ilegal de fauna para ser comercializada en las capitales y en muchas ocasiones son exportadas a otros países, razón por la cual se están haciendo operativos para evitar este delito para la fauna. Por último, se ha detectado un delito mayor como es el de las constructoras que compran lotes y acaban con fauna primaria para ser convertida en vivienda sin respetar los requisitos establecidos; acá es donde no hay que esperar a que se produzca el arboricidio y no se pueda ya nada que hacer. Acá debemos colaborar con la Cárder y de manera anticipada denunciar a las constructoras y los sitios que se prestan para la tala injustificada de árboles y la eliminación de humedales, solo así las autoridades con el debido tiempo pueden evitar que se autoricen licencias de construcción sin los debidos acatamientos. Con buenos ojos vemos las acciones que el recién posesionado director Julio César Gómez, está realizando en su nuevo período.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -