19.9 C
Pereira
domingo, julio 14, 2024

Breve historia del Batallon San Mateo

Es tendencia

- Advertisement -

Oscar Alberto Díaz Garcia

Columnista

El  cuatro de Diciembre nuestra unidad  militar acantonada en la ciudad hace ochenta y ocho años, el Batallón de artillería número ocho  Batalla de San Mateo,  conmemoró  el día de la artillería.  El San Mateo como se le conoce coloquialmente en la región, le pertenece a Pereira, la ciudad cívica por tradición,  de empuje y de realizaciones. A la sociedad y sus fuerzas vivas sin distingos de clase,  ejemplo de pujanza y solidaridad.  Gestas cívicas de renombre han hecho de Pereira  un ejemplo a seguir;  citemos  dos: la del aeropuerto Matecaña,   de la cual se ha escrito lo suficiente  y la del San Mateo,  la unidad militar de la ciudad.

Tal vez no hay en todo el país un batallón  que genere tanto aprecio dentro de sus coterráneos, como el  de Pereira; aprecio y afecto que subsiste en el tiempo, sin importar los avatares que trae el crecimiento de la ciudad, su  desarrollo cosmopolita y la gran cantidad de foráneos que han hecho de Pereira su cuna. La historia del San Mateo está ligada al devenir de la ciudad y  de la región cafetera como eje central del triángulo de desarrollo  regional. 

Los predios en los cuales está el Batallón le  pertenecen desde el año 1948 al ministerio de defensa nacional para ese entonces Ministerio de Guerra. Son del  estado colombiano. Lo establece  así la escritura pública # 1252 del  5 de Junio de 1948   fecha en la cual se protocolizo el acto de apropiación.  Es un mito aquello de una donación de parte de doña “Pobreza Vélez” y de las  cláusulas restrictivas respecto al  uso y usufructo  que impedirían la venta de los predios. La verdad: un grupo de ciudadanos  notables de la época   a cuya cabeza estaban Gonzalo Vallejo, Benjamín Ángel Maya, José Carlos Ángel, Jorge Roa Martínez,  Alfonso Giraldo Arango,  iniciaron la suscripción y organización pública para comprar  los predios de la finca Maraya.

La sociedad de mejoras públicas  fue la entidad encargada de protocolizar los pagos del predio adquirido por  compra  al señor Luis Botero, con los dineros recolectados por la ciudanía  pereirana.  En el certificado de tradición se lee: “se hizo la venta en la suma de doscientos mil pesos, recibidos de  la Sociedad de Mejoras Publicas, representada en este acto por su presidente, Guillermo Echeverri B. entidad que hace el pago del precio con dineros recaudados por colecta pública”

Las gentes de Pereira, como agradecimiento a la unidad militar  por su participación  efectiva en el control del orden público el día  nueve de Abril, evitando desordenes, desmanes,  vándalos y  daños,  donaron el predio para construir los  cuarteles.   Esta la historia real,  desvirtuada por unos  y desconocida por las generaciones  presentes.  Congratulaciones van desde esta columna  para nuestro batallón de artillería, su comandante y   cuadros de mando, oficiales suboficiales y soldados.  Dios los guarde.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -