21 C
Pereira
domingo, marzo 3, 2024

Bendición de relaciones irregulares Primera parte

Es tendencia

- Advertisement -

El documento “Fiducia Supplicans”, provee clarificaciones y reformas al tratamiento que da la Iglesia a las “relaciones irregulares” es decir, aquellas que establecen un vínculo monógamo duradero en el tiempo y que no ha recibido el rito del matrimonio católico.

El Papa nos recuerda que la gran bendición de Dios es Jesús, la Palabra eterna con la que el Padre nos ha bendecido. A partir de ésta verdad fundamental el Dicasterio para la fe, pone en consideración alguna preguntas tanto formales como informales, sobre la posibilidad de bendecir parejas del mismo sexo y sobre la posibilidad de ofrecer nuevas posiciones a la luz de la actitud paterna y pastoral, sobre el “Responsum ad dubium”, es decir, una respuesta a una duda, que ha suscitado no pocas y diferentes reacciones: algunas acogiendo con beneplácito la claridad de éste documento y su coherencia con la enseñanza de la Iglesia, otros que no comparten la respuesta ya que no deja mucha claridad en su formulación expuesta, en la nota explicativa adjunta.

El tema radica en como reconocer como matrimonio algo que no lo es, haciéndose inadmisible ritos y oraciones que crean confusión en aquello que es constitutivo del matrimonio como lo es, la unión exclusiva entre un varón y una mujer, naturalmente abierta a engendrar hijos.

Un gesto pastoral en la vida religiosa es el de la bendición, cuyos destinatarios son las personas, los objetos de culto y de devoción, las imágenes sagradas, los lugares de vida, los frutos de la tierra y del trabajo humano, y todas las realidades creadas que remiten al creador que, con su belleza, lo alaban y bendicen. Todo lo que se bendice debe estar de acuerdo a la voluntad de Dios manifestada, en la enseñanza de la Iglesia. Las bendiciones se celebran en virtud de la fe y se ordenan a la alabanza de Dios y al provecho espiritual de su pueblo.

Cuando se invoca una bendición sobre algunas relaciones humanas, lo que se bendice debe poder corresponder a los designios de Dios inscritos en la creación y revelados en la persona del Hijo. El Papa insiste en el riesgo de reducir el sentido de las bendiciones a las condiciones morales que se piden para la recepción de los sacramentos. ¿A quiénes más debe ampliarse la bendición sin perder la caridad pastoral?

Continuará…

Padre Pacho

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -