17.8 C
Pereira
sábado, junio 15, 2024

Aterrizaje… ¿forzoso?

Es tendencia

- Advertisement -

Julián Cárdenas Correa

Columnista

Podríamos afirmar que existe casi consenso de los analistas en cuanto a que la economía colombiana crecerá este año cerca del 1%. Si la inflación termina en 2023 en torno al 10%, muy fácilmente podríamos empezar a hablar de un término técnico del que muy pocos desean hacerlo: estanflación.

Pero para no hacer la columna muy árida, dejemos esa posible pesadilla de lado, y hablemos de temas concretos. Hay señales que vamos viendo y que generan alerta. Un dato basta fuerte y diciente, es el del número de viviendas nuevas vendidas con que terminó enero de 2023, respecto a enero de 2022. ¿Cuántas unidades nuevas se vendieron? La mitad de las unidades que se vendieron un año atrás. ¡La mitad!

Dado que el endeudamiento de los hogares sigue por las nubes y que las tasas en los últimos doce meses han sufrido incrementos muy importantes, mucho del ingreso de los hogares se está destinando a pagar créditos que tienen tasas muy altas comparadas con las tasas que los hogares presupuestaban pagar. Es decir, se está pagando por intereses mucho más de lo que se supuso se pagaría… y eso obviamente tendrá consecuencias en el consumo.

Señales como estas son muchísimas. No obstante, la agenda del país está tan enrarecida, que no se ve esa “conversación” que consiste en reconocer que la economía tiene que aterrizar y así lo necesitamos por la alta inflación, pero ese aterrizaje tenemos que hacerlo suave… con el menor número de perjudicados posible.

Quizás el gran responsable en no tener una agenda que nos ayude a un aterrizaje no forzoso es el Gobierno Nacional, pero ha corrido tanta agua bajo ese puente, que destinar un renglón más a ese tema, es seguir perdiendo tiempo, y ese es otro recurso bastante escaso.

Lo que más simpático resulta es que muchas empresas fijaron sus presupuestos de ventas con base en los datos de crecimiento del año pasado, y de nuevo vemos entonces que el optimismo sin sustento es el que nos guía. Los datos y los análisis serios están ahí para ser utilizados. De poco nos sirve asumir que nada pasará y que basta desear o asumir que no pasa nada, para que efectivamente no pase nada.

Así como hay gente que cree que un pensamiento del tipo “que miedo un sismo”, puede mover las placas tectónicas dado el poder de la mente, también las hay que creen que podemos seguir creciendo al 10%, o 15% o 20% sin fin y que las variables económicas son temas que no nos afectan, también porque el poder de la mente hace que esas variables no nos toquen.

Estar preparado con seriedad para los tiempos turbulentos, nos evita sorpresas malucas. Presupuestar los escenarios de decisiones, nos da más serenidad cuando esas decisiones deben tomarse.

Algunos regañan a los economistas por expresas temas como estos, pero simplemente lo que hacemos es analizar datos que están ahí. Hacer lo contrario, es más un juego infantil y de fe en temas que no son juegos y que no se moverán a nuestro favor por fe que les pongamos.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -