19.4 C
Pereira
viernes, junio 14, 2024

Así funciona el cerebro

Es tendencia

“DESATANDO,

PEREIRA TIENE PAPÁ

- Advertisement -

Iván Tabares Marín

Columnista

Cada colombiano tendrá su propia explicación del triunfo de Gustavo Petro en las elecciones, pero muy pocos considerarán los determinantes científicos de ese fenómeno. Uno de estos determinantes es dado por los sistemas de formación de juicios de nuestro cerebro, según los estudios de Daniel Kahneman.

El sistema uno es intuitivo, inmediato, emocional, no elaborado y predominante. Tomemos como ejemplo la fórmula que repiten Petro y su ministro de Hacienda todos los días: “Hay que subir los impuestos a los ricos para financiar a los pobres”. Además de la trampa que contiene la afirmación en el sentido de que los subsidios a los pobres buscan sus votos para las próximas elecciones, esa frase pone en funcionamiento el sistema uno del cerebro predominante en las personas no letradas y con una enorme carga emocional en su razonamiento.

El sistema dos del cerebro emite juicios complicados, analíticos, estructurados y racionales. En nuestro ejemplo, el sistema dos mide el impacto que los impuestos tendrán en la inversión de capitales, la productividad, el empleo, la inflación y la miseria de los más pobres, entonces se comprenderá que los impuestos a los ricos tienen un límite a partir del cual agravan la situación económica de todo el país.

Ese es el principio básico de la política fiscal, propuesto por Arthur Laffer: “Cuando las tasas impositivas son bajas, su aumento tiende a incrementar los ingresos fiscales por la simple razón de que el Gobierno se queda con una parte mayor de los ingresos de todo el mundo. Sin embargo, cuando la tasa impositiva sube demasiado, elimina los incentivos para trabajar duro, esforzarse e invertir, porque las ganancias generadas por todas esas actividades se las lleva el Gobierno”.

El sistema cerebral predominante en los engañados por el populismo es el uno; en quienes defendemos la democracia y nuestra economía predomina el sistema cerebral dos y el principio básico de la política fiscal de Laffer. Los populistas apelan al sistema uno para manipular diversas emociones de sus seguidores: esperanza, resentimiento, odio, deseo de surgir, victimización, venganza, negación del otro. Por eso la izquierda desprecia las ciencias, la economía y el análisis racional del sistema cerebral dos.

Son muchos los prejuicios intuitivos del sistema uno. Por ejemplo: el precio “justo”, el valor objetivo, el control de precios, la falacia de la cantidad fija, el igualitarismo y mucho más. La falacia de la cantidad fija consiste en creer que la riqueza es un recurso finito que ha de repartirse como un sistema de suma cero; pero la riqueza no funciona así, pues “cuando los ricos se enriquecen más aún, los pobres también pueden hacerse más ricos”, dice Steven Pinker.

La falacia de la cantidad fija es la base de la reforma agraria del gobierno actual y del Acuerdo de paz porque la propiedad de la tierra es también una suma cero, según el experto en Economía Latinoamericana James A. Robinson.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -