22.4 C
Pereira
lunes, mayo 20, 2024

Asamblea Nacional Constituyente ¿la solución a la crisis?

Es tendencia

- Advertisement -

Oscar Alberto Diaz G.

Columnista

Dado que las constituciones tienen vocación de permanencia,  su reforma debe corresponder a especiales necesidades de orden político, económico y social, que no se puedan solventar con la ley o que el momento histórico o el significativo cambio en la sociedad así lo imponga. Por tanto, el reformismo constitucional por posiciones partidistas o según los intereses de los gobernantes de turno, genera inestabilidad institucional e inseguridad jurídica”

Sin embargo bajo las circunstancias actuales,  una eventual convocatoria no se puede considerar como simple reformismo por intereses particulares del gobierno, o de la oposición, que generarían esa inestabilidad institucional de la cual nos habla Burbano Marín, Director del observatorio constitucional de la Universidad Libre, citado al principio de este artículo. Hoy la nación está en crisis, en el orden económico, político y social.

La situación no solo amerita  medidas extraordinarias,  son indispensables para salvar la democracia, las libertades y la república: el pueblo soberano tiene la palabra. De hecho la iniciativa no va a surgir del congreso, dado que al primero que debemos reformar de fondo es ese órgano corrupto e inútil. Y debemos reformar de fondo  las altas cortes, los tribunales, que prevarican sin sonrojo porque según ellos estamos en el siglo de los jueces.

Hace poco la senadora Paloma Valencia pidió ante la plenaria del Senado que se lleve adelante una Asamblea Constituyente con el fin de que se dé paso a una corte única que unifique los altos tribunales actuales. “Se necesita una constituyente para crear una corte única que permita unificación, claridad y anule el sentimiento de trampa que muchos colombianos piensan. Una sola corte con magistrados íntegros” propone la senadora. Esa supercorte jamás debe tener un origen ilegitimo, tal cual lo tuvo el grupo que nos entregó a los  cubanos  en La Habana creando la supra constitución que nos esta acabando.

Conformada la asamblea constituyente por máximo ochenta personas,   deben tener   cabida  todos los partidos y movimientos políticos existentes, tal como ocurrió en el año noventa;  pero sin prebendas.  Primero, la asamblea  redacta la nueva constitución, con  cada uno de los ítems centrales a saber: 1. principios, derechos, deberes, garantías y libertades fundamentales. 2. Ordenamiento territorial; no más repúblicas independientes dentro del territorio.  3. Estructura del estado, congreso unicameral, una sola súper -corte de justicia, una fuerza pública mejor entrenada y fortalecida, con fuero real para que nadie la irrespete nunca jamás.  ¿O que asuman esas funciones las Farc? 4. Finanzas, economía, hacienda; definir: propiedad privada dentro de un estado social de derecho, ¿o comunismo? 5. Relaciones internacionales, soberanía total, ¿o limitada y sometida a países e ideologías foráneas?

Si la iniciativa surge del gobierno  (la del 91 surgió de Gaviria y los estudiantes se apropiaron de ella convirtiéndola en una gran consulta para elaborar un nuevo pacto social)  salvamos la democracia.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -