26.2 C
Pereira
martes, julio 23, 2024

Anuncios a la ligera

Es tendencia

- Advertisement -

Carlos Andrés Hernández

Columnista

Más de 40.000 participantes de más de 80 países llegaron a Glasgow, Escocia, para escuchar los muchos anuncios que se oficializaron en el pasado encuentro del COP26, donde frente a los ojos del mundo entero se espera que los acuerdos y proclamaciones dejen de ser un memorial de buenas intenciones y de protagonismo por parte de sus mandatarios, para convertirse en hechos concretos de impacto ambiental articulados a recursos reales de inversión. Anuncios como la reducción de la Metano en un 30% para el 2030, la alternancia energética a otras fuentes de producción, la reducción de emisiones de carbón para el 2022, o la declaración y compromiso de la lucha contra la deforestación y uso de los bosques y gobernanza  de la tierra firmada por más de 105 países donde se encuentra Colombia, basado en la conservación de los ecosistemas, la producción y el consumo responsable y sostenible, utilizando herramientas como la resiliencia, la reconversión y la inversión mundial financiada por diferentes fuentes. Es innegable que todos estos acuerdos y compromisos son necesarios para mitigar la crisis ambiental y el calentamiento global que tienen en jaque el futuro de la sostenibilidad de las naciones. Lo ratificó hace dos años la Cumbre de Acción Climática de la ONU 2019 donde se evidenció graves problemas de enorme cuidado para la viabilidad mundial. Los mandatarios se rasgaron las vestiduras frente a graves situaciones como las emisiones de gases contaminantes las cuales han llegado a niveles sin precedentes, los últimos años han sido los más calurosos de la historia aumentando la temperatura ártica en 3 °C desde  1990, la extensión del ártico se ha reducido un 12% el último decenio, la tasa del nivel del mar creció 4 mm/año por el descongelamiento de los polos, las emisiones de dióxido de carbono aumentaron en un 2% alcanzando niveles de 37.000 millones de toneladas de CO2 proyectando un aumento del 3% en años venideros. Muchos expertos y analistas ambientales opinan que del año 2019 a la fecha los cambios, acciones y compromisos anunciados no han sido de mayor trascendencia. No solo basta con generar un amplio abanico de buenas intenciones, esto debe ser articulado con recursos presupuestales públicos y privados asumidos y apropiados con responsabilidad y cambios en las conductas y medios de producción de las naciones. Por desgracia la competencia salvaje capitalista de los medios de producción no ha reducido las estadísticas mundiales en materia de oferta, donde en muchos casos por la falta de control, vigilancia y capacidad estatal, las consecuencias las están pagando nuestros bosques y ecosistemas. Uno de los anuncios que dejó muchos interrogantes en el marco del encuentro ambiental, fue el realizado por el presidente Duque donde anuncia que para el 2022 el 30% del territorio nacional se consolidará bajo la figura de área protegida, reto bastante ambicioso teniendo en cuenta que de las 207 millones de hectáreas, solo 31 millones se encuentran protegidas en los diferentes departamentos donde se pueden identificar 1.391 áreas bajo la calidad de esta figura. Según lo anunciado por el Presidente se tendría que duplicar a cerca de 60 millones de hectáreas para alcanzar la meta propuesta, reto casi imposible teniendo en cuenta todas las limitaciones que ha tenido el Estado Colombiano en materia de herramientas para luchar contra las mafias de deforestación, la minería ilegal y los cultivos de las estructuras ilegales al servicio del narcotráfico en territorios vetados donde no entra ni siquiera las fuerzas del Estado. La pregunta es, ¿dichas intenciones como se van a lograr?, ¿dónde están los recursos para tal fin?, ¿estamos en capacidad de transformar de manera estructural los mecanismos de producción?. Dicho anuncio parece un imposible, ¿o acaso es un anuncio a la ligera?.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -