18.2 C
Pereira
jueves, febrero 22, 2024

Ambientalismo politico

Es tendencia

UTOPIAS

- Advertisement -

Varios pensadores nacionales y extranjeros plantean ya los ejes temáticos que concentrarán el debate ideológico en las próximas décadas: cuando ciertas expresiones coyunturales- como“ uribismo o antiuribismo”-, se conviertan en cadáveres políticos, debidamente sepultados.

Las nuevas propuestas  parten del llamado “ambientalismo complejo”: una de cuyas variables es la ecología. Y me explico: así el grueso de la gente piense que esta tiene que ver solo con la conservación de “la naturaleza”,  sucede que los humanos, aunque somos la parte “pensante” de esa misma “naturaleza”, también somos la parte más destructiva.

Hoy se habla hasta de construir una “economía ecológica”, En oposición a la escuela de Milton Friedman, según la cual el mercado obedece a “leyes” inmutables. Algo parecido ocurrirá en la esfera política: dejada atrás la contradicción entre capitalismo y comunismo, se revaluará también la añeja oposición entre una “Derecha”, que se tiene por defensora a ultranza del capital, y una “Izquierda” cuyos extremos llegaron a justificar dictaduras como las de Cuba o Venezuela. Tales opciones serán reemplazadas por “nuevas utopías” acordes con la “sociedad del conocimiento” que ya cubre todo el orbe.

Las luchas contra el “becerro de oro” conducirán en el siglo XXI a formular una especie de “reformismo subversivo, pero no violento”, que reemplazará desuetos enfoques, propios de los siglos XIX y XX: la fase más productiva, pero también la más cínica y destructiva de la historia.

Una pequeña muestra de las deficiencias creadas por desuetas tradiciones ideológicas la tenemos hoy en forma de crisis exportadora y fiscal: los “másteres y místeres”, de corte “neoliberal”, fomentaron una economía basada en el extractivismo petrolero y minero (que produce el 80% de las divisas), descuidando los sectores agrícola e industrial: una política que fue propiciada por doctísimos conservadores, liberales,“uribistas” o “antiuribistas”.

Los fundamentos del novísimo “ambientalismo político” están echados: Thomas Piketty renovó la crítica de un capitalismo que se tenía por definitivo. Los ecologistas, amojonan el camino: ahora no se trata de cambiar un curso económico o político ¡Estamos ante una nueva época!

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -