15.4 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

Agonizan los bosques ribereños del río Cauca.

Es tendencia

- Advertisement -

Lo que queda de los bosques ribereños del río Cauca en su recorrido desde el norte caucano, pasando por el Valle del Cauca hasta Risaralda, está reducido a fragmentos. Aún a sabiendas que estos cumplen importantes funciones de transición entre los ecosistemas terrestres y acuáticos, sin embargo su alteración y desaparición, interrumpen estos ciclos, trayendo consecuencias sociales, económicas y ambientales
Los bosques ribereños están asociados a climas macrotérmicos, y el régimen de precipitación respectivo define varias categorías, entre esas la xerófila que responde a tipos secos, similares a buena parte del trayecto referido. Y como la diversidad de su estructura viene ligada a los regímenes de inundación, los bosques que corresponden a zonas más inundables suelen tener menos altura y heterogeneidad floral que los no inundables. También es preciso anotar, no son zonas aisladas, pues están asociados a toda la red hidrográfica, y su margen varía dependiendo la relación con otros bosques, la acumulación de caudales, las funciones reguladoras, entre otras. Y proporcionan servicios ambientales como los concatenados con los niveles de infiltración de agua por las raíces de las plantas para disminuir la erosión de las orillas de los ríos, reducir las escorrentías superficiales y otros servicios claves para regular inundaciones y la labor de filtro próximo para la calidad del agua (La función de la vegetación ribereña y la calidad de los ríos. Gabriela Vasquez et al). También son hábitats de especies terrestres y acuáticas, con aportes de sombríos para regular temperaturas, oxigenar aguas, conectar corredores, proporcionar refugio, proveer alimentos y mucho más.
Su ausencia es mayúscula, impactando en la alteración y desaparición de servicios ecosistémicos. El aumento y los mayores efectos de las inundaciones tiene parte de causa en estos, y la afectación de su condición de filtros impide la intervención ante factores contaminantes, también están relacionados con la temperatura del río aguas abajo. También impactan en la regulación de los caudales en épocas lluviosas y secas por lo que al unísono con su desaparición han corrido la misma suerte las otroras brizas del Cauca.
Además en los amplios margenes del Cauca vive más del 40% de la población colombiana, y millones están ligados a su economía, cultura y tragedias. Corresponde entonces a las instituciones públicas intervenir en la recuperación de estos bosques; por igual los particulares, la mayoría perteneciente a la importante agroindustria de la caña, de aportes superlativos en materia socioeconómica, pero que puede hacerlo también en estas áreas. Los bellos paisajes de estos valles por los que serpentea el Cauca, son desoladores en cuanto a la ausencia de bosques ribereños. Los suelos de las orillas tienen cada vez una textura más arenosa, con escaso contenido de materia orgánica, indicador de una creciente problemática con poca lupa y escasas preocupaciones colectivas.
La del Cauca, como escribiera Jorge Isaac, no puede seguir siendo “la historia del hombre desconocer el bien… y por el ocio el bienestar desdeñar”; pues se trata del gigante “hijo de los bosques de oriente” que irriga al suelo patrio.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -