23.8 C
Pereira
jueves, junio 20, 2024

AeroMatecaña, otra manera de gerenciar

Es tendencia

- Advertisement -

Luis García Quiroga
Columnista

Todo indica que la relación del gerente del Aeropuerto Matecaña, Francisco Valencia, con el concesionario Opam, corresponde a una actitud ajustada a las necesidades y expectativas que los pereiranos tenemos sobre el manejo y control de tan vital activo de la ciudad.

Está bien que Valencia no quiera ser un gerente de hora nalga, como se suele decir de esos funcionarios que llegan a los puestos públicos a calentar silla y a cobrar el sueldo.

El liderazgo efectivo, transformador y audaz, es una exigencia de estos nuevos tiempos. Cuando las circunstancias cambian hay que pensar y hacer las cosas de maneras diferente. Desde la lógica Eisteiniana, no habrá resultados diferentes si seguimos haciendo las cosas del mismo modo.

Y aún nos quedan grandes patrimonios con raigambre pereirana que hay que cuidar: Aguas y Aguas, la Cuenca del Otún, el Aeropuerto, Parque Ukumarí.

Estuve en el Movich en la rendición de cuentas de Valencia. Respondió preguntas de la prensa y también de organizaciones como los adultos mayores que reclaman los $10 mil millones de la estampilla y que, según Valencia, con intereses son $15 mil millones que el Concesionario Opam les debe a los viejitos, y que después de amagar pago, Opam se fue al litigio.

Matecaña tiene un Ebitda de $14 mil millones; margen operacional del 79% y un nivel de endeudamiento del 39% ($199.500 millones) de los cuales $194.590 en pasivo diferido por cuenta de la concesión. A Opam se le ha pagado el 13.5%. El informe de gestión está en la Web y redes del Aeropuerto.

Pero me preguntan si Valencia es gerente de los intereses del Municipio e interventor de la concesión; y si además representa a Opam; o cómo es el batido.

Al respecto hablé largo con el gerente Valencia quien explica que cuando sale a dar la cara, lo hace con base en protocolos pactados en la concesión y en ningún caso como vocero de Opam.

Afirma que de los retos del Aeropuerto Matecaña dependen en gran medida el futuro y la competitividad de la ciudad, lo que requiere velocidad, compromiso y dinámica, pues es obvio que, con los ingresos regulados asegurados, a Opam no le interesa salir a buscar nuevas aerolíneas, ni la prolongación de la pista, ni nuevas frecuencias, ni nuevas vías de acceso, ni mejorar la conectividad.

Como gerente del Aeropuerto, Valencia se ha puesto la camiseta de Pereira y tiene claro que, de acuerdo al contrato, entre más pasajeros se muevan, más rápido se le paga a Opam y el aeropuerto retornará al control pleno de la ciudad a través de la Alcaldía.

Pereira necesita tipos con el liderazgo efectivo, carácter, voluntad y vocación de servicio de Francisco Valencia. Ojalá no defraude la confianza que la ciudad ha puesto en él.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -