21.1 C
Pereira
martes, julio 16, 2024

¡A robar besos!

Es tendencia

DOBLE ESTÁNDAR

EN LA COPA

- Advertisement -

Neverg Londoño Arias
Columnista

El país no descansa, los días tienen jornadas agotadoras y las noches se han tornado tristes, un poco tensas. Para los colombianos se hace desgastador ese diario divagar entre las presiones por la supervivencia, el reclamo ante la indolencia y la respuesta con tanta palabrería que solo exalta la inconformidad y el desamparo. El sueño sigue inconcluso, pero algún día llegará el nuevo amanecer. 

La propuesta para hoy es descansar, mirar otros lugares de la realidad; hacer el momento  reconfortante y tratar de comprender una de esas raras celebraciones: “El día del beso robado” que raya en la “falta de oficio”, como seguramente lo calificarían las sabias palabras de la abuela.

En la Francia de Luis XVI artistas de gran renombre no escatimaban adulación y sometimiento hacia la nobleza para lograr los favores que se derivaban del mecenazgo.  En esta forma aparecieron obras de impecable factura que dieron testimonio de las costumbres de una época, sus modos de vivir y convivir; “El beso robado” del pintor francés Jean Honoré Fragonard, así la perpetúa.

El beso es esa acción propia de los lenguajes del cuerpo en medio de los acercamientos furtivos que hacen innecesarias las palabras. Los labios se aproximan para decirlo todo: la ternura expresa al bebé que inicia sus caminos, la placidez y el gozo de la intimidad, la felicidad de los encuentros y la calidez del acercamiento. En muchos lugares del mundo cunde el reclamo y la rebeldía porque se condena el beso y el abrazo. Se encuentra el beso en la traición bíblica o la sentencia del capo al condenado después de la última oportunidad, pero también en la búsqueda de una marca de resistencia en un concurso y en la osadía del robo furtivo… de un beso.

Cuando beneficia la salud el beso como expresión de intimidad fortalece una relación amorosa que mejora el amor por sí mismo; favorece la salud bucal, quema calorías, y opera como analgésico y antidepresivo.

El calendario de las extrañas celebraciones indica el 13 de Abril como “El Día Internacional del Beso” con el cual se conmemora el beso más largo de la historia que tuvo una duración de 58 horas.  Pero los ingleses que necesitan hacer algo productivo con el tiempo libre resolvieron, así como inventaron el futbol, inventarse en el Siglo XIX y para el  6 de Julio, “El Día del Beso Robado” como merecido homenaje a los ladrones de besos.

El poeta Pablo Neruda le cambia de color a este día frívolo y vacío cuando nos lleva a decirle a alguien que… “En un beso sabrás todo lo que he callado”.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -