21.1 C
Pereira
martes, julio 16, 2024

A pagar por contaminar, efecto coronavirus

Es tendencia

DOBLE ESTÁNDAR

EN LA COPA

- Advertisement -

Jorge Eduardo Murillo
Columnista

Solo las consecuencias y efectos del Coronavirus por fin, pusieron en cintura a la humanidad sobre cuáles son las medidas para evitar la contaminación, el deterioro de la capa de ozono, las emisiones de gases contaminantes y, lo peor de todo, el aterrador cambio climático que está ocasionando destrozos en la atmósfera, el medio ambiente, la fauna, la flora y los seres humanos. Desde hace muchas décadas la retórica “medio ambiental” no ha podido evitar este desenlace, no ha podido tomar medidas efectivas y no ha puesto de acuerdo a los seres humanos distribuidos en países y organizaciones, cada uno con sus propios intereses.

Desde el Protocolo de Kioto, los acuerdos de París, Madrid y muchas conferencias en diferentes países e instituciones, no se ha podido llegar a acuerdos definitivos y mucho menos a cumplir protocolos o medidas que muestren efectivamente el mejoramiento de los efectos del cambio climático. La retórica de ambientalistas superficiales y poéticos, a pesar de tener razón en sus planteamientos, no deja de ser poesía al aire, sin que nadie pare bolas. Los retóricos de documentos ladrilludos, dicen la verdad pero se ganan la plata haciendo ensayos de millones de páginas mostrando siempre el diagnóstico, mas no el compromiso que ha cumplir cada uno de nosotros. Los gobernantes de turno defienden los intereses particulares de los medios productivos, que se perjudicarían cumpliendo compromisos a costa de su rentabilidad.

Todos sabemos que contamina, como se contamina, como se evita contaminar y que se debe hacer para que el cambio climático en un futuro no siga haciendo desastres. El efecto Coronavirus dio didácticamente la solución sin ir a eventos o ver desastres. En un mes de cuarentena se ve: El aire y mares tranquilos, los aviones no contaminan, los barcos tampoco. Los buses, camiones, vehículos disminuyeron hasta en un 80 % la emisión nefasta. Las chimeneas casi desaparecieron sin atacar la atmósfera. No hay que hacer días sin carro ni cosas parecidas, ni picos y placas ambientales. Greta Thumberg está callada, le hicieron caso?. NO, el Coronavirus es la solución. Aprovechemos esta coyuntura para poner en práctica la verdadera manera para no contaminar desaforadamente.

Una vez desaparezca la pandemia, todo volverá a la normalidad, pero que de ahora en adelante paguemos por contaminar. Sí, que se viaje por turismo o negocios, pero que aerolíneas y pasajeros paguen un impuesto. Que se transporte carga y pasajeros, pero que se pague por contaminar. Que las fábricas produzcan, pero que se pague por contaminar. Y como el círculo se repetirá, entonces que con esos recursos se indemnicen a todos los perjudicados por volver a las viejas prácticas que seguirán afectando nuestro planeta.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -