Opinión

EDITORIAL

Lo más grave es que los casos que llegan a conocimiento de las autoridades y por lo tanto suman en estos registros, son muchísimo menores a los que en realidad se presentan.