Augusto Mejía
Columnista

Los partidos Conservador y Liberal son los mas legendarios partidos políticos de América Latina. El partido Liberal nace en 1848 bajo los principios de la libertad, la igualdad y la fraternidad de La Revolución Francesa, mas la ley; y el partido Conservador con el legado de la tradición judeocristiana, y luego mozárabe, más el Orden, en 1849.

 

La lucha feral entre estas dos colectividades históricas se acentuó el 9 de abril de 1948 con el asesinato del líder Jorge Eliécer Gaitán, que solo amainó con el Frente Nacional que idearon Alberto Lleras y Laureano Gómez, que algunos llaneros liberales no entendieron, dando nacimiento a las guerrillas, hoy ya desarmadas, dentro del proceso de paz, persistiendo solo en la irracionalidad del ELN que continúa con el derrame de la riqueza nacional, dentro de unas obsoletas formas de lucha. La muerte de Luis Carlos Galán y Álvaro Gómez Hurtado, por los narcotraficantes, privó a los dos partidos de esos formidables ideólogos y condotieros; ambas colectividades se desarticularon no por falta de ideario; sino de conductores políticos. Para evitar la polarización entre las extremas derecha e izquierda, el Doctor Álvaro Gómez Hurtado afirmó en 1972, que el Centro era la mejor posición política.

 

Lo que los correligionarios azules no entendieron y aunque el artículo 1º de sus Estatutos lo consagran, fue el Doctor Álvaro Uribe Vélez quien lo acogiera con su agudeza, con la creación del Centro Democrático. Las huestes desengañadas optaron por irse hacia nacientes colectividades, con no muy concisos idearios, como el partido de la U, ahora también resquebrajado. La creación de nuevos partidos, algunos por firmas, son la manifestación de la anarquía ideológica que nos corroe. Pero como frente a la confusión siempre persiste la esperanza de encontrar algún camino, dentro del partido Conservador ha resurgido la figura del Doctor Omar Yepes Alzate, estupendo republicano, quien es el único que “puede quitarle el miedo al partido Conservador”.

 

Fue una lástima que los parlamentarios conservadores no hubieran acompañado a la Doctora Marta Lucía Ramírez en la última contienda presidencial, obligándola a irse por firmas, porque fuimos las bases conservadores quienes con 4 millones de votos la respaldamos rotundamente, bajo la tutela de los doctores Andrés Pastrana y Omar Yepes, guardianes de la heredad. En sus primeras afirmaciones, el Doctor Omar ha sugerido los nombres de Juan Carlos Echeverry, Juan Carlos Pinzón y Miguel Gómez, para que pierdan el miedo para la Alcaldía de Bogotá. Y en Pereira y Risaralda lo estamos esperando para que como lo ha editorializado El Diario y el Doctor Francisco Castro y tantos columnistas, venga a poner orden a un partido que parlamentariamente se ha desordenado.

2,480 total views, 19 views today