17.4 C
Pereira
miércoles, septiembre 28, 2022

Un trabajo organizado que busca velar por la preservación de los recursos naturales

Con el ánimo de proteger las zonas húmedas, de reconocer los lugares ricos en biodiversidad y crear conciencia de conservación, un grupo de jóvenes con un alto sentido de pertenencia del lugar que los vio nacer, decidieron unirse para seguir impulsando y aportando, desde el conocimiento, experiencia y profesión, por las reservas naturales con las que cuenta, en especial del municipio de Dosquebradas.

Como en este caso lo es la Serranía Alto del Nudo, una reserva valiosa que tiene el departamento que es conocido por muchos y que, así como las otras reservas naturales de Risaralda, necesita de atención y un trabajo mancomunado que contribuya con garantizar vida a los ecosistemas.

Según el Sistema Regional de Áreas Protegidas del Eje Cafetero, SIRAP, el Distrito de Conservación de Suelos, DCS, Alto del Nudo, tiene objetivos de conservación basados en la biodiversidad, en los recursos hídricos, el paisaje y patrimonio histórico y cultural del sector.

El área total del DCS es de 2.671 Has, de las cuales el 15.5% pertenece al municipio de Pereira, el 47.86% a Dosquebradas, el 31.70% a Santa Rosa de Cabal y el 3.10% al municipio de Marsella. Está conformado por un total de 28 veredas de las cuales 6 corresponden a Pereira, 12 al municipio industrial, 7 a Santa Rosa de Cabal y 3 a Marsella.

A partir de la construcción de los miradores turísticos del corregimiento, se ha dado paso al incremento de los visitantes; cada fin de semana llegan caminantes y ciclistas, personas, familias y parejas que van a almorzar o a pasar la tarde en la Serranía Alto del Nudo.

“A partir de allí nos surgió la estrategia Gobernanza Ambiental en el DCS Alto del Nudo, lo que se hace es un proceso de educación ambiental donde hemos tratado de vincular a las entidades que tienen un factor de competencias sobre el corregimiento”, expuso María Camila Correa López, representante de la Fundación SAN.

Crear conciencia por la vida de todos los seres vivos

En el año 2017 dos jóvenes del sector quisieron iniciar un proceso comunitario al interior del corregimiento, empezaron a organizarse con los habitantes de la comunidad y la escuela educativa del sector. Fueron creciendo, y a la fecha realizan un trabajo social y especialmente en el ámbito ambiental.

“Las personas que integra la fundación se dividen en grupos de observación de aves, guía turística, elaboración de vallas, lapiceros a base de guaduilla, un ejercicio que fortalece las relaciones en la comunidad el cual se evidencia en un impacto económico positivo para las familias y la región”, indicó Angélica María Becerra Méndez, representante de la Fundación SAN.

Uno de los objetivos de la organización es fortalecer los procesos de juventud al interior del sector rural del municipio de Dosquebradas, Pereira, Marsella y Santa Rosa de Cabal.

El llamado

Las integrantes de la fundación hicieron un llamado a todos los ciudadanos a hacer un uso adecuado y responsable de los recursos naturales que ofrece el municipio de Dosquebradas y sectores aledaños. Lugares que deben ser protegidos puesto que generan un sin número de beneficios para la vida y salud de las personas, de allí el llamado a no poner por encima deseos particulares que pongan en riesgo la biodiversidad.

Vale destacar que la organización sin ánimo de lucro, preocupados por salvaguardar los recursos del territorio, llevan a cabo vinculaciones con la administración municipal de Dosquebradas y la Carder; donde empezaron a hacer al interior de la Serranía y las diferentes veredas, jornadas de recolección de residuos sólidos, capacitaciones con toda la comunidad y sectores aledaños y educación ambiental con los habitantes y turistas.

“Hemos hecho 4 Procesos Comunitarios de Educación Ambiental, PROCEDA, promoviendo la conservación, todos estamos involucrados en procesos en los cuales sensibilizamos con todos los actores implicados, con mayor fuerza en los turistas, población de alto flujo en la zona”, dijo Angélica.

Actualmente tienen un proyecto en el cual se busca pintar dos murales, un proceso de gobernanza ambiental lo cual busca generar una articulación multiactoral en el ámbito ambiental que es transversal a todos los aspectos de la vida de los seres vivos.

Esperan siempre atender los problemas del turismo desmedido, carencia de sensibilización ambiental y desplazamiento de las juventudes rurales.

A futuro

La fundación cuenta con dos proyectos de emprendimiento como lo es la elaboración de lapiceros con guaduilla, haciendo uso y aprovechamiento de recursos que hay en el sector para generar ingresos para todos los jóvenes que conforman la organización. El segundo proyecto es la elaboración de vallas informativas realizado al interior del área protegida.

“El proyecto grande que tenemos en mente es que nosotros como jóvenes podamos brindar esa guianza turística al interior del área, es decir, que nos convirtamos en esas personas que guían a turistas y que no sean agentes externos al territorio, que nos conozcan como los locales y como quienes desarrollan el proceso de interpretación ambiental porque es muy importante generar en las nuevas generaciones sentido de pertenencia y apropiación por el territorio”, manifestó María Camila.

Por su parte Angélica indicó, “queremos en este 2021 apostarle a la realización del primer Festival de Arte Rural de Risaralda con su primera sede en la Serranía Alto del Nudo en conjunto con la Fundación RevoluciónArte. A Su vez lograr instaurar un punto de control pues entendemos las diferentes presiones que hoy en día se están generando sobre el sector”.

Lo jóvenes seguirán buscando mecanismos armónicos entre el ser humano y el medioambiente, promoviendo la preservación, educación ambiental y protección de los ecosistemas. Pues el enfoque va orientado al sostenimiento de la organización en el tiempo y en la generación de jóvenes lideres para el desarrollo del país por medio del trabajo colectivo.

Sobre la Fundación SAN

Está integrada por cerca de 30 jóvenes rurales de distintas veredas del Alto del Nudo (Dosquebradas). Durante tres años han realizado distintas actividades para proteger el DCS en este corregimiento, alternativas al interior del campo y el cuidado del medioambiente.

Crédito: Fotos Suministradas

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -