14.5 C
Pereira
martes, febrero 7, 2023

Socializan proyecto de recuperación

Liliana Cardona Marín

La comunidad de los barrios Santa Mónica, Japón, Aurora baja, Olaya Herrera, Edén, fueron citados ayer a la Institución Educativa Villa Fanny, para comentarles de qué se tratan las obras que están próximas a iniciarse en los afluentes de la quebrada Frailes, cuyo proyecto se denomina Agüita – Montebonito, con dirección oriente – occidente del municipio en varios sectores de las comunas 2 y 5,  del que solo hacen falta los permisos de la Carder, para firmar el convenio.

 

Durante el desarrollo de la jornada, primero obtuvo la palabra la directora de Gestión del Riesgo de Dosquebradas, Luz Adriana Mejía, quien explicó cómo se han gestionado las emergencias del municipio ante el Gobierno Nacional y las reiteradas ocasiones que deben acudir al llamado de la comunidad por un problema del reflujo cuando se presentan fuertes torrenciales. “Observamos que las obras de mitigación del riesgo deben comprender desde el colegio Santa Juana de Lestonac, hasta la quebrada Dosquebradas” y de otra parte aportó: “Dosquebradas ha sido la segunda ciudad reconocida por la ONU, como NODO Resiliencia”.

 

Los antecedentes

La administración municipal asumió hace tres años y el problema que se pretende resolver a través de estos 18 meses de intervención en obras civiles, según la comunidad comenzó desde el 17 de agosto de 2017, cuando las losas del polideportivo del barrio El Japón, se fracturaron y debieron empezar a buscar la causa. Los líderes comunitarios en un principio reparaban artesanalmente los imperfectos dada la importancia que como centro de esparcimiento ofrecía a los ciudadanos, porque allí no existe otro lugar para la recreación.

 

Un representante de la comuna 2 expresó: “Nosotros queremos que se atienda este problema también con San Rafael, porque desde allá viene el problema. Es que en este sector somos 65 mil dolientes”. 

 

El proyecto

Serán $17 mil millones para la reparación del Box Coulvert que ya tiene 40 años y se quedó pequeño para el crecimiento de la población. El interventor Jorge Luis Álvarez, fue el encargado de responder las inquietudes de los invitados y empezó por aclarar que las inundaciones en la Aurora baja a causa del reflujo se solucionarán y que la corrección preventiva que tendrá lugar obedece a la estabilización de taludes del Decreto 210 de 2019, de la declaratoria de emergencias, con lo que tendrán tranquilidad los habitantes de 50 mil viviendas.

 

La canalización tendrá una longitud de 900 metros desde el Box Coulvert hasta la quebrada Frailes, lo que permitirá la regeneración de los espacios deportivos y culturales desde El Japón hasta La Ocarina. Álvarez dijo: “Esta es una de las ejecuciones más grandes del municipio”.

 

Cuando se dice que un proyecto se encuentra en Fase 3, es porque ya se cuenta con la totalidad de los estudios y diseños, pero que como todo, se deben reajustar al presente, porque fueron pensados para las necesidades que se presentaban hace tres años.

 

El Box que existe ya no cumple con los criterios técnicos del presente y no tiene capacidad para el agua que está recibiendo, “fue construído para la recepción de un metro cúbico de agua y en la actualidad el sector dónde más se amplía el afluente llega hasta cinco metros cúbicos de agua. Por eso el algunas partes tendrá 1.50 por 1.30 y en otras 1.80 por 2.20 hasta llegar a los 5, no se puede hacer grande desde el inicio, sino según las necesidades”, explicó Álvarez.

 

El mantenimiento que Serviciudad debe hacer a la rejilla del Box Coulvert existente supera el metro de altura y al ampliarlo evitarán que se obstruya. De otro lado comentó que el problema de las grietas en las viviendas obedece a una socavación del terreno, que conlleva a confinamiento y asentamiento del mismo, lo que sí genera mucha preocupación, por lo tanto en las viviendas que se encuentran en puntos críticos del proyecto deberán construir vigas cabezal con pilotes para darles estabilidad.

 

La intervención del alcalde

“No es nada fácil gestionar recursos ante el gobierno nacional, $20 mil millones no los tiene el municipio y por eso nos alegra que podamos sacar adelante este proyecto. En la actualidad hemos encontrado posesiones de vivienda a lado y lado de la quebrada, a estas personas debemos respetarles el derecho a la vivienda, pero también pedirles que nos ayuden con el tema de los inservibles, porque es un problema en todos los sentidos y el transporte al depósito final son recursos que podemos utilizar en otras obras”, les aclaró Ramos.

Este era el polideportivo y estos son los inservibles a los que se refiere el alcalde que no tienen por qué estar ahí y son responsabilidad de la comunidad.

El mandatario hizo un vehemente llamado a que las personas que se encuentran en la zona de influencia de Agüita – Montebonito conformen veedurías ciudadanas “Para que sepan dónde queda enterrada la platica, que de todas formas tiene supervisión de Gestión de Riesgo Nacional, pero ustedes que están ahí todos los días nos ayudan más, por eso quisimos contarles esto antes de empezar obras y que no vieran una máquina amarilla ahí sin saber por qué”.

 

El alcalde finalizó su intervención con “recuerdo cuando el afluente que hoy debemos intervenir era un hilo de agua y vean ahora lo que hay. A medida que crece el niño, crece la talla del pantalón. Hace 40 años la capacidad era diferente”.

 

Cifra

150 puntos críticos de mitigación del riesgo tiene el Municipio Industrial.

Dato

El alcalde habló sobre 80 sitios de asentamientos ilegales en la localidad a los lados de las 32 quebradas que lo recorren.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -