Lucha contra las drogas ilícitas desde dos perspectivas


Así lo manifestó en entrevista con El Diario, el consejero presidencial para la Juventud, Juan Sebastián Arango, quien señaló que “Es importante abordar la problemática del consumo de drogas ilícitas desde dos perspectivas. El consumo desde la perspectiva de salud pública, por el otro lado reconociendo que tenemos que tener contundencia a la hora de judicializar y contrarrestar a los grupos ilegales de la ciudad, que a través del microtráfico quieren robarse una generación entera de pereiranos”.

Hay que destacar que en el departamento se viene trabajando en estos dos aspectos. Ya que uno de los proyectos emblemáticos de la Gobernación de Risaralda, es la construcción de un centro de rehabilitación, por medio del cual los consumidores puedan iniciar su proceso de rehabilitación.

También hay que resaltar que casi a diario las autoridades policiales en el departamento, incautan miles de gramos de estupefacientes e incluso se desmantelan bandas dedicas a este negocio ilícito, sin embargo la problemática está lejos de desaparecer y más bien muestra cada vez más un crecimiento de consumidores.

 

Consumo

Según el último estudio nacional de consumo de sustancias psicoactivas realizado en el 2019, un 10,3% de la población colombiana declaró haber usado alguna sustancia ilícita al menos una vez en la vida1 , con diferencias significativas entre hombres (14,5%) y mujeres (6,3%).

El informe enfatiza que las mayores prevalencias de consumo de marihuana en el país, se encontraron en Risaralda (5,7%), Quindío (5,4%), Medellín (4,6%) y Caldas (4,3%).

Cerca del 55% de la población encuestada manifiestó que le resultaría fácil conseguir marihuana, con una mayor percepción entre los hombres (59,5%). Un 7,6% declaró haber recibido oferta de marihuana en el último año ya sea para comprar o probar.

La cocaína es otra de las drogas muy utilizadas en el departamento. Según el informe mencionado los lugares con mayor consumo fueron: Medellín (1,2%), Risaralda (1,1%) y Caquetá (1%). Un 95% de los encuestados percibe que existe un gran de riesgo frente al consumo frecuente de cocaína, cifra que se reduce a un 87% cuando la referencia es el consumo ocasional. El 33% (1 de cada 3 personas) de la población estudiada considera que les resultaría fácil conseguir cocaína.

 

Otras sustancias

Aunque la marihuana y la cocaína son las sustancias ilegales de mayor consumo, en Risaralda ha venido creciendo el uso de otras drogas que también provocan graves daños a la salud de los consumidores.

La prevalencia de consumo de éxtasis alguna vez en la vida fue de 0,7% con diferencias significativas entre hombres (1%) y mujeres (0,4%), mientras que el uso en el último año fue algo inferior al 0,2% lo que equivale a 37.400 personas a nivel nacional. Los usuarios del último año se concentran principalmente entre los 18 y 24 años (0,6%). El 21,6% de las personas consideraron que fue fácil conseguir éxtasis.

En relación al uso de heroína, se encontró que el 0,09% de los entrevistados reconoció haber consumido esta sustancia alguna vez en la vida, lo que representó a nivel nacional a 20.600 personas, principalmente hombres (prevalencia de 0,14% en comparación a 0,01% en mujeres). La prevalencia de último año fue de 0,02%, lo que equivale a 3.600 personas.

La heroína una de las drogas que más adicción y daños genera, también tiene muchos usuarios en Risaralda y el país. Según la encuesta mencionada, las zonas donde más personas señalaron que fue fácil conseguir esta sustancia fueron: Norte de Santander (20,3%), Risaralda (18,7%), Medellín (17,4%), Quindío (16,9%), Santander 16,6%) y Cali y Yumbo (16,5%).

 

Pie de foto: Además del consumo de las drogas mencionadas, en Risaralda también se comercializa y se consume, cada vez con mayor fuerza, sustancias como los ácidos, el tucibí (muchos lo conocen como cocaína rosada), anfetaminas, entre otros.