Preocupación por los mineros que se tomaron túnel en Quinchía

Estas personas están expuestos a muchos peligros, ya que túnel ha estado cerrado durante más de 8 años, de tal manera que no se le ha realizado mantenimiento recientemente y no está en las condiciones adecuadas que se requieren para poder operarlo con seguridad.

Manifestaron desde la empresa Miraflores Compañía Minera, propietaria del túnel invadido que “teniendo en cuenta las condiciones actuales del túnel, el riesgo para las personas que se encuentran al interior del mismo es máximo. El túnel actualmente se encuentra inundado y el piso puede colapsar, sumado a esto, existe un túnel aledaño con el cual se conecta, que es operado de manera informal con explosivos y sus gases pueden afectar la salud de quienes estén en el interior”.

Acciones
Las autoridades locales están tomando las medidas necesarias, en la búsqueda de salvaguardar la integridad física de quienes se encuentran ahí. Inclusive efectuaron un consejo de seguridad para analizar las variables de la situación, definir los riesgos y las acciones a realizar frente a la situación presentada.

Uno de los resultados de estas acciones, es la designación de una comisión médica que verifique el estado de salud de quienes se encuentran en el lugar y el riesgo en el que podrían incurrir; así como una visita de la Corporación Autónoma Regional de Risaralda (Cárder) para inspeccionar el lugar y establecer las condiciones de inestabilidad y riesgos del terreno.

También hay que tener en cuenta que la Defensoría del Pueblo y la Personería de Quinchía, junto con otras autoridades y la empresa mencionada, iniciaron una conversación con algunos representantes de los mineros informales, en la que se manifestó la voluntad de la empresa de sostener un diálogo abierto de manera inmediata bajo la condición de abandonar el túnel por parte de quienes irrumpieron, por su parte, los mineros informales puntualizaron que permanecerán en el túnel y concertarán este espacio con la empresa en los próximos días.