Excombatientes en la mira de los violentos

Esta problemática no es exclusiva de Risaralda, pero si se convierte en un grave obstáculo para lograr que estas personas se integren nuevamente a la sociedad civil.

Desde la Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN) en el Eje Cafetero, señalaron que varios de los excombatientes en la región cuentan con esquemas de seguridad, mientras que otros han hecho la solicitud a las autoridades contar con seguridad.

Muchos de ellos abandonaron los grupos armados ilegales, además por las dinámicas propias del conflicto armado, estas personas tienen varios enemigos.
Precisamente por esta situación, es que muchos de los excombatientes empiezan su proceso de reintegración en zonas lejanas donde combatieron, inclusive alejados de sus antiguos hogares.

Para expertos en temas de reintegración, el asesinato de los excombatientes, es la principal problemática que afronta un proceso de paz, ya que a nivel mundial se ha demostrado que esta situación, hace perder la confianza en las instituciones y en los procesos.

Sin asesinatos
Aunque por el momento en Risaralda no se reportan muertes de excombatientes en años recientes, en Colombia sí son muchos los que han sido asesinados.
Increíblemente los enemigos de los excombatientes no son las familias de las víctimas que dejaron en el conflicto como muchos pueden pensar, sino sus excompañeros o los grupos armados que siguen en esta especie de guerra interna que afronta Colombia.

Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN), manifestó que “la mayoría de los excombatientes que están en proceso de reintegración o reincorporación en el Eje Cafetero, no residían en esta región cuando hacían parte del conflicto armado, vienen de otras partes del país. Esto ocurre porque el conflicto armado en el país sigue activo, entonces los excombatientes no se pueden quedar en las zonas de donde son, porque hay enemigos históricos de estas personas”.

Aunque en la región no hay presencia de grupos armados al margen de la ley en plena operación, sí hay presencia en departamentos cercanos, especialmente en Chocó, los cuales hacen tránsito por Risaralda.

Paramilitares
Dentro de los procesos de reintegración que se adelantan en el Eje Cafetero, la mayoría de excombatientes que hacen parte de esta dinámica pertenecieron a los grupos paramilitares, ya que el “tratado” de paz con las autodefensas data de hace varios años.

Debido a que muchos de los mandos medios de este grupo están saliendo de las cárceles tras cumplir sus condenas, se generó un miedo en los exparamilitares que estaban dentro del proceso de reintegración, sin embargo, este se ha ido disipando en los últimos meses.