Empieza a escasear el agua en las cuencas de Risaralda

Debido a esta problemática, la Corporación Autónoma Regional de Risaralda (Cárder) hizo un llamado a la ciudadanía del departamento, para que empiecen a efectuar acciones tendientes a ahorrar el líquido vital.

A pesar de que a la fecha no se ha registrado desabastecimiento del líquido vital, los informes del IDEAM hablan de una alerta naranja en las cuencas hídricas del departamento, además de una disminución del 30 % de la capacidad de los embalses en todo el país.

A la disminución significativa de las lluvias, hay que sumarle las altas temperaturas que se han registrado en Risaralda, alcanzando los 33 grados centígrados.

Recomendaciones
Julio Cesar Isaza, director general encargado de la Cárder, manifestó que “estamos atravesando por una temporada de menor intensidad de lluvias y mayores temperaturas medias y máximas diarias, por ello tenemos que redoblar esfuerzos y optimizar el consumo del líquido vital, teniendo en cuenta que las autoridades hidrológicas colombianas señalaron que el 2020 será un año de mucho verano. La idea es hacer un uso eficaz del agua en nuestro departamento, a través de pequeñas acciones que están a nuestro alcance como mantener bien cerrada las llaves y corregir goteos, evitar regar jardines con manguera por tiempos largos, acortar el tiempo en la ducha y reducir el consumo de energía, ya que esto agota las represas de agua”.

Así mismo se recomienda, ahorrar agua usando la lavadora en ciclos cortos, limpiando en seco los pisos y andenes y evitando lavar los vehículos por estos días.
Aunque en Pereira se mantienen niveles óptimos en el río Otún; principal fuente de abastecimiento de agua de la ciudad, la realidad de los sectores rurales es bien diferente y allí sí son más vulnerables a presentar un desabastecimiento del líquido vital.

A largo plazo
Con el propósito de hacerle frente al cambio climático y evitar futuros desabastecimiento de agua en Risaralda, la Cárder viene implementando estrategias de demarcación y restauración de fajas protectoras asociadas a nacimientos y corrientes de agua ubicadas en suelo rural que involucra 90 predios privados del departamento.

“Gracias a la delimitación de estas fajas de terreno, permitimos que se dé una importante interacción entre los medios terrestre y acuáticos, favoreciendo uno de los hábitats biofísicos más diversos, dinámicos y complejos del planeta. Esta estrategia que pusimos en marcha desde hace varios años es sumamente importante ya que la delimitación y restauración de estas zonas mejora la calidad del agua, ya que éstas sirven como barrera frente a contaminantes producidos por actividades agropecuarias y además por su integración con la superficie del agua, proporcionan cobertura y alimentación, sirviendo además como hábitat, para los peces y otros componentes de la fauna acuática, mejorando así mismo la conectividad ecosistémica”, acotó el Director encargado de la Cárder.

Este tipo de estrategias impacta positivamente a las diferentes cuencas que conforman el territorio risaraldense como las de los ríos Otún, La Vieja, Campo alegre, Risaralda, Pescador – Rut – Chanco – Catarina – Cañaveral, San Juan Alto y Opirama – Supía y otros directos al Cauca.

Alerta por incendios de cobertura vegetal

Durante esta ola de calor, el departamento ha registrado temperaturas hasta de 33 grados centígrados, lo que tiene, según el último boletín del IDEAM, 7 municipios de Risaralda en alerta naranja (Balboa, Guática, La Celia, Pereira, Quinchía, Santa Rosa de Cabal y Santuario) y otros 6 en alerta amarilla (Apía, Belén de Umbría, La Virginia, Marsella, Mistrató y Pueblo Rico).