Contundente llamado por la salud de Risaralda

Debido a la preocupante situación financiera de los hospitales públicos del departamento, los gerentes de estos establecimientos están haciendo un contundente llamado al Gobierno nacional y a los organismos de control, para que definan la suerte de las EPS Medimás y AsmetSalud, ya que les preocupa las elevadas carteras que presentan estas entidades, la irregularidad en el flujo de recursos y el incumplimiento en los acuerdos, generando una crisis permanente en los centros asistenciales que les impide generar inversiones y cumplir con sus obligaciones con proveedores.

Los gerentes de la red pública hospitalaria coinciden que están dejando de recibir el 80 % de los recursos facturados a la EPS Medimás contributiva y un 15 % en el régimen subsidiado en ambas EPS, situación que generaría que varios centros hospitalarios ingresen en riesgo fiscal y financiero.

Coinciden en la carta del Procurador General de la República, que solicita a la Superintendencia de Salud que agilice la intervención a Medimás EPS, pero saben que esta medida también le generará mayor incertidumbre a los Hospitales del país, porque saben que el pago de esa cartera, no está garantizado.

“Hacemos un llamado a las nuevas administraciones para que analicen bien esta problemática generada por las EPS y que tienen en vilo a los Hospitales de Risaralda, para que desde sus gobiernos incluyan la salud del departamento con el fin de tomar medidas y no acabar con las gestiones que han hecho los gerentes”, así lo dijo Javier Cárdenas, gerente del Hospital San Pedro y San Pablo de La Virginia.

Medimás EPS podría cerrar el año con pérdidas que superan los $ 3,2 billones, por eso los gerentes insisten que esta entidad tiene a la red pública a la espera si se renuevan o no los contratos que se tienen con la entidad, ya que no se tiene claro cuál será la suerte en el futuro.