26.2 C
Pereira
martes, julio 23, 2024

Andrea Toro Guerrero, el enlace de la Alcaldía

Por el Mes del Orgullo hay cantidad de maneras de visibilizar la lucha permanente que libran las personas LGTBI por su reconocimiento. En esta oportunidad el enfoque es laboral.

Con la firme convicción de quitar de una vez por todas el estigma que las personas Trans solo se pueden dedicar al trabajo sexual, ser webcam o estilistas, se levanta esta mujer cada día a demostrar que es posible y a abrir el camino para las demás.

Su tránsito personal comenzó con un año completo (2018) en la transición externa  (cabello, vestimenta de mujer) y van seis años en el proceso de sustitución hormonal guiada por endocrinólogo para bloquear la testosterona e inyectar la hormona femenina E2.

¿Qué tan fácil o difícil puede ser hacer el tránsito en un pueblo?

“Es duro, pero he sido una mujer que ha gozado de mucha aceptación, porque la mayoría de mis amigos son heterosexuales y soy también, gracias a mi familia (madre, hermana y esposo de la madre), porque desde el momento en que les dije quiero ser feliz y me siento mujer desde los 10 años, lo único que dijo mi mamá fue: ‘La apoyo siempre y cuando sea bien portada’, ese apoyo es el éxito para una transición. Si la sociedad es cruel, imagínese que la misma familia sea cruel, cuando es nuestro refugio”.

Andrea tiene 29 años y desde los 4 años pedía muñecas para jugar, simplemente su mamá la dejó ser.

La historia de la bandera en La Virginia, tiene historia, siempre se ha apoyado la diversidad, es grandísima y este año la tuvieron que izar doblada y en la parte interior porque están arreglando la fachada de la Alcaldía.

¿Cómo fue el cambio de la cédula de ciudadanía?

“En La Virginia hemos contado con grandes líderes, personas de la Administración muy empáticas con el tema de la inclusión, esa vez hicieron una brigada de nueve mujeres trans entre las que estaba yo y nos hicieron el cambio de documento totalmente gratuito. En mi cédula aparece Andrea Toro, sexo femenino. Al poco tiempo de tenerla salió que se podía sacar con N/B (no binario)”.

¿Cuál fue su primer empleo como Andrea Toro?

“El empleo para nosotras, las mujeres trans, es muy difícil, porque así uno tenga las capacidades, las cualidades y esa bella palabra que es inclusión esté por ahí, muchas veces no se ve realizada. Yo trabajaba en una entidad financiera e inicié la transición, se me terminó el contrato. Tuve dos entrevistas para dos bancos y por el hecho de que mi figura había empezado a cambiar no se dio. En Colombia la vida laboral para una mujer trans es muy dura”.

Andrea Toro Guerrero estudió un Técnico en Mercadeo y Ventas, tiene experiencia administrativa y en servicio al cliente.

¿Cómo empezó en la Función pública?

“Por mi liderazgo y trabajo social, porque mi transición fue muy pública aunque nunca lo quise así, eso me llevó a trabajar con líderes de la población. Un día me dijeron: Andrea, hay esta oportunidad ¿la quieres tomar? Y yo soy una mujer de retos, si me va mal digo no más, pero lo intenté. De ese ánimo resulté vinculada a la Administración municipal por dos años”.

El proceso no ocurre de la noche a la mañana, conlleva tiempo, paciencia, dinero, si ser mujer es costoso, solo imagine usted empezar a ser (el láser, el pelo, las uñas…)

Andrea Toro Guerrero, enlace de Equidad en la Oficina de la Mujer.

El trabajo en la Alcaldía

“El antiguo enlace de la Oficina era un amiguito y yo le ayudaba mucho en todo el proceso, porque nosotros trabajamos es construyendo tejidos con los líderes, por ejemplo, yo como enlace de Equidad, alguien me dice quiero hacer una actividad, entonces empezamos a gestionar para que se haga realidad. Siempre me tuvieron en cuenta, por eso el día que mi amigo dijo que no quería estar más como enlace, me ofrecieron la oportunidad”.

Lo que más le gusta a Andrea es que la Administración respeta mucho el ser y que sí hay empatía.

¿Cómo es el día a día?

“En La Virginia hay cinco instituciones educativas, en todas tengo las puertas abiertas y aceptación por parte de los estudiantes, en eso consiste mi trabajo, en visitar los colegios. Cuando voy a las sedes a dar una charla, soy una prueba fehaciente de la lucha por abrirse el espacio en la sociedad. Ahora soy funcionaria pública, pero antes de eso hay que ganarse el respeto. Primero me entrevisto con el psicólogo y la trabajadora social de la institución educativa, ellos se encargan de hacer ver la necesidad al rector y coordinador,  me dicen por qué grado comenzar las charlas, después me presento a los chicos como enlace de la Equidad y la comunidad LGTBI. El taller de diversidad sexual, ha sido un proceso muy enriquecedor y basado en el respeto, también hemos dado charlas sobre la Ley antidiscriminación y hemos caracterizado a quienes ya se reconocen, hacemos campañas para el uso de los baños y que se les permita la entrada según su identidad”.

Andrea ahora se empeña en liderar un grupo de personas trans para la nivelación académica y que esto de las oportunidades laborales sea común. “El año pasado se me graduó la primera, porque les digo que si desean ser algo deben terminar los estudios. Hay dos empresas desde las que ya me dijeron: Andre, si ellas tienen el perfil, de una les damos la oportunidad, pero se deben preparar como todo el mundo”.

“Siempre les digo a las demás, si yo estoy acá ustedes también lo pueden lograr, si uno quiere y lo desea, sale adelante”.

Dato

La Virginia es un territorio libre de transfeminicidio y homofobia, según la protagonista de esta historia.

La campaña en el comercio

En este municipio hay una nueva fundación que se llama A Colores, a la que también pertenece Andrea, y por este mes iniciaron una campaña publicitaria con la que lograron pegar en 20 establecimientos este sticker antidiscriminación.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -