La Porcelana: Dos caras de una sola realidad

Liliana Cardona Marín

Desde la Administración departamental ayer se dio a conocer por parte del Consorcio Muro de Marsella, ante los diputados de la Asamblea y los representantes de los marsellenses, la noticia de que en mes y medio habrá vía hacia el ‘Municipio verde de Colombia’.

La afectación que deja la caída de 32 mil metros cúbicos de tierra sobre la vía y que se desprendieron en varios periodos desde septiembre de 2019, aqueja a campesinos y residentes en el casco urbano de Marsella, alrededor de 400 personas, que se desplazan diariamente a laborar en Pereira. 

La secretaria de Infraestructura Mónica Saldarriaga expresó que “No es solo el problema de La Porcelana, en el Departamento tenemos 100 puntos críticos que debemos atender, hay una afectación del 80% de la malla vial y amenazas de pérdida de banca si no se actúa”.

Mónica Saldarriaga secretaria de Infraestructura de Risaralda en el lugar del derrumbe.

Saldarriaga también informó: “La solución definitiva será en el  mes de diciembre, no es una solución provisional, es un compromiso del señor gobernador y es la noticia que hoy estamos dando”.

Cuando la funcionaria dio paso a la firma de ingenieros, la primera intervención estuvo a cargo de Carlos Castaño ingeniero civil y representante del Consorcio Muro Marsella, “Nuestro deber es atender la mitigación del deslizamiento en el sector de La Porcelana. Estamos comprometidos y somos leales a nuestros contratantes que es la Gobernación, en convenio con recursos del Invías, no nos vamos a ir”.

La anterior declaración estuvo motivada a raíz de una noticia falsa que salió en Marsella, en la que se decía que no se estaba trabajando y que el consorcio había renunciado al contrato. Motivo por el cual el diputado Durguez Espinosa citó a las partes comprometidas para rendir el informe acerca del estado de la vía.

“Este tiempo nos lo hemos tomado para hacer el diseño con estudio juicioso y minucioso. Hoy el deslizamiento presenta flujos de lodo interno, continúa activo, pero nosotros lo tenemos estable. Durante las últimas tres semanas nos hemos dedicado al trabajo de oficina”, aclaró el ingeniero Castaño.

El evento se detonó por la saturación de aguas internas y posibles malos manejos de uso del suelo. Desde el primero de septiembre, ellos iniciaron actividades que permiten las labores de escorrentía. En una imagen aérea se pudo observar cómo en la finca denominada La Guillermina, hay un cultivo de aguacate al que no se le hizo manejo adecuado de las aguas llevándolas a las fuentes hídricas más cercanas.

“El gobernador siempre ha estado muy pendiente de cada paso que hemos dado, hoy lo expliqué, lamentablemente el sector público tiene unos trámites que no podemos saltarnos, no podemos hacer nada sin tener vistos buenos y legalidad en los contratos. Lo que hoy se ha mostrado aquí tiene mucho trabajo detrás y al mismo tiempo hemos realizado acciones paralelas”, puntualizó la secretaria.

El contrato tiene vía jurídica desde el 25 de agosto, según los ingenieros en las etapas que han abordado se ha hecho reconocimiento, acercamiento con personas aledañas, actas de vecindad y los levantamientos topográficos”.

Del otro lado

El derrumbe tiene dos caras literalmente, la de la administración que maneja cifras, datos y presupuesto que sería la que quedó en el sentido Pereira-Marsella y la de la comunidad afectada que se encuentra del otro lado en dirección Marsella-Pereira. Este municipio cuenta con 15.455 habitantes, de los cuales el 50% aproximadamente habita la zona rural.

Antes del problema en la vía, el ciudadano común conseguía un pasaje hasta Pereira, entre 5.500 y 7.000 pesos; ahora vale 12 mil, son más kilómetros y es más el tiempo de desplazamiento, porque deben utilizar la vía por Chinchiná.

En la mañana de ayer al recinto Óscar Vélez Marulanda de la Asamblea, llegaron el Alcalde de la localidad Mauricio Calderón, concejales de Marsella, representantes de los campesinos y comerciantes, estos últimos a una voz pedían que no se les dijera más mentiras.

El alcalde de Marsella, Mauricio Calderón.

El diputado Espinosa le hizo varias observaciones a los contratistas por aspectos relacionados con la demora en la ejecución de las obras y detalles en el documento que avala su actuación, ya que mostró a todos los asistentes un video realizado esa misma mañana, en el que se aprecia al encargado de la máquina amarilla sin hacer nada y a tres trabajadores de la firma sentados bajo una carpa. Y añadió: “En ninguna parte vemos a 40 trabajadores”.

Quedó claro para los asistentes, que Marsella a causa de esta situación es el único municipio que no entró en reactivación económica pospandemia. Según cifras de la Cámara de Comercio, las cancelaciones de matrícula por parte de comerciantes en el 2020 fueron 54 y establecimientos 43 para un total de 97, en el 2021, fueron 52 los comerciantes y 39 los establecimientos para un total de 91 sin acabarse el año.

Después de la noticia entregada por la Gobernación quedan las preguntas ¿Cómo se va a reactivar el turismo? Una de las soluciones propuestas era llevar a los visitantes por los caminos de antaño, a lo que los marsellenses en el recinto contestaron que estaban peor que la afectada, y entonces quedó en el ambiente ¿Qué se va a hacer para salvar a los comerciantes? Un diputado alzó la voz y dijo: “los comerciantes de Marsella son unos berracos”.

Por parte de los campesinos llegó la señora María del Carmen Vargas, habitante de la vereda La Ceja: “Nosotros sabemos poco de obras de ingeniería, pero sí sabemos controlar la erosión en nuestras fincas. El ingeniero ahora dijo que habían hecho actas de vecindad y eso es una mentira, acabo de llamar a preguntar a los vecinos que si hicieron actas y me dijeron que no. Tengo una hija con discapacidad que me tocó traer a Pereira desde hace un año, porque la vuelta por Chinchiná, además de onerosa es horrible para ella, la enferma”.

La señora Vargas también expresó que ha pensado en irse a vivir a Manizales, pero el valor de su finca ya no es el mismo al ser colindante con el problema. Ella también se tomó el trabajo de escribirle a la Unesco: “Ustedes nos consideran Paisaje Cultural Cafetero y nos han dado muchos títulos, pero nuestra situación es mala, no podemos pasar siquiera alimento para mis animales”. También afirmó que la administración irrespeta la inteligencia del campesino, porque los ingenieros llevaron los bultos de cal el primero de septiembre y nos explicaron cómo se hacían el trabajo pero que el invierno no los dejaba a lo que preguntó ¿Cómo nosotros si tenemos que trabajar al lado del derrumbe con lluvia o con sol?

María del Carmen Vargas, llegó a la presentación del informe como representante del los campesinos.

Por parte de la Sociedad de Mejoras Públicas de Marsella, el señor Carlos Arturo López comentó: “El problema que nos tiene acá se debe al cambio climático, son 90 centímetros de lluvia en el año y creo que debemos asumir la responsabilidad por los daños que hicimos, pues a este paso ningún presupuesto departamental o municipal va a aguantar”. 

La comunidad hizo la invitación al Consorcio a publicar semanalmente los avances en las obras para evitar la desinformación.

Compartir

Deja un comentario