19.4 C
Pereira
domingo, noviembre 27, 2022

El conteo regresivo en la gerencia del Homeris

Con una muy baja calificación sobre la gestión administrativa, financiera y clínica en el período 2021, el funcionario tiene los días contados

Foto: John Jairo Ramírez Cardona, gerente del Hospital Mental de Risaralda.
Foto: John Jairo Ramírez Cardona, gerente del Hospital Mental de Risaralda.

Con fecha del pasado lunes, 18 de octubre, la Junta Directiva del Hospital Mental de Risaralda le envió un oficio al Gobernador Víctor Manuel Tamayo en donde se le solicita la remoción inmediata del gerente, John Jairo Ramírez Cardona, ante los resultados insatisfactorio de su gestión al frente del cargo.

En acatamiento de esta solicitud, se determinó la insubsistencia del funcionario, el cual dispone de un término de 10 días hábiles, que vencerá el 2 de noviembre próximo, para interponer los recursos de ley a que haya lugar. De esta manera llegará a su fin uno de los capítulos más complicados y conflictivos en el manejo del centro asistencial dedicado a la atención de la salud mental de los risaraldenses.

Todo este entramado comenzó a principios de la actual vigencia, cuando la junta directiva fue convocada a reunión extraordinaria el 26 de abril de 2022 para evaluar la gestión del gerente correspondiente al período del 1º de enero al 31 de diciembre de 2021, según las facultades que le confiere a ese organismo la resolución 408 de 2018.

Mala calificación

Dicho examen se hace con fundamento en 30 indicadores en tres áreas: dirección y gerencia 20%, gestión del área financiera y administrativa 40% y gestión clínica o asistencial 40%. Según lo define la resolución, el rango de evaluación establece que una calificación de 0.0 a 3.49 se considera insatisfactoria y de 3.5 a 5.0 satisfactoria.

De acuerdo con el contenido del acta de esa fecha, Ramírez Cardona recibió una calificación de Cero (0) en cinco indicadores, como son:

1 Mejoramiento continuo de calidad aplicable a entidad no acreditadas con autoevaluación de la vigencia anterior, 2. Utilización de información de registro individual de prestaciones, 3. Aplicación de manejo de las tres (3) primeras causas de morbilidad en la ESE, 4. Aplicación de guías para la prevención de fugas de pacientes

hospitalizados en la ESE, 5. Aplicación de guías para la prevención de suicidio en pacientes tratados en la ESE (ambulatorio y hospitalario)

En otros indicadores, como Efectividad en la auditoría del mejoramiento continuo de la calidad en la atención en salud, Evaluación del gasto por unidad de valor relativo producida, Proporción de medicamentos y material quirúrgico adquiridos, monto de la deuda superior a 30 días por concepto de salarios del personal y contratación de servicios, resultado del equilibrio presupuestal con lo recaudado y oportunidad de la consulta psiquiátrica su calificación fue insatisfactoria, incluso por debajo de Uno (1) en algunos ítems. En consecuencia, la junta directiva, presidida en aquella ocasión por Catalina Buitrago Ruiz, le otorgó una calificación general de 1.54 sobre 5 (Insatisfactoria).

Perdió el año

Tras la apelación que Ramírez Cardona presentó primero ante la Superintendencia de Salud y luego ante la junta directiva, como correspondía, éste organismo volvió a reunirse con ese propósito y con fecha 25 de julio de 2022, emitió el Acuerdo No. 005 mediante el cual desaprobó la evaluación del informe anual de ejecución del plan de gestión del gerente en el 2021 y le confirió una calificación de 1.404 ubicándolo en el nivel INSATISFACTORIO según la escala de resultados prevista en el anexo No. 5 de la resolución 710 de 2012.

Posteriormente expidió el Acuerdo 007 del 11 de agosto pasado mediante el cual confirmó lo decidido en el Acuerdo 005 del 25 de julio y le otorgó el recurso de apelación ante la Superintendencia Nacional de Salud, del cual hizo uso el funcionario con la pretensión de revertir esa calificación.

Al resolver el recurso de apelación interpuesto por Ramírez Cardona, la Superintendencia Nacional de Salud emitió la resolución No. 2022410010007124-6, fechada el 4 de octubre del año en curso y firmada por la Superintendente Delegada para Prestadores de Servicios de Salud, Beatriz Eugenia Gómez Consuegra, la que en un documento de 35 páginas evalúo los argumentos del apelante y confirmó la calificación de INSATISFACTORIA a la gestión del gerente de Homeris, aunque elevó su calificación de 1.404 que le había conferido la Junta Directiva a 2.16.

A renglón seguido, la Superintendencia Nacional de Salud advirtió que “contra la presente decisión no procede recurso alguno” y anunció que comunicará esta actuación administrativa a la Procuraduría Regional de Risaralda.

Días contados

La junta directiva de HOMERIS, reunida el pasado lunes 18 de octubre, bajo la presidencia de Bruna Patricia Carrillo Mejía como delegada del Gobernador, fue informada de manera oficial sobre el contenido de la resolución de la Superintendencia de Salud y, con base en ese resultado, dispuso solicitar con carácter obligatorio al Gobernador de de Risaralda la remoción del gerente del hospital y así

se le informó a Tamayo Vargas mediante oficio remitido a su despacho con esa misma fecha.

Dicho oficio aparece firmado por Carrillo Mejía como presidenta de la junta y sus integrantes Rodolfo Antonio Burgos Pereira (secretario de Salud), Kelly Johana Vásquez (representante de los usuarios) y Cruz Katherine Salazar Martínez y Luz Enith Velásquez (representantes del sector científico).

Tal como consagran las normas vigentes el funcionario dispone de un término de 10 días hábiles para interponer los recursos legales a que haya lugar, lo que indica que podrá permanecer en el cargo hasta el 2 de noviembre próximo. A partir de entonces deberá asumir un gerente encargado, que seguramente será el subgerente asistencial, Juan Carlos Restrepo.

El actual gerente del Hospital Mental había laborado en esta institución durante nueve años en calidad de director científico y se desempeñó como subgerente del Hospital Universitario San Jorge y gerente de los hospitales de Ulloa (Valle) y La Celia (Risaralda).

De los gerentes de hospitales posesionados en este mandato, dos se han retirado por renuncia: Juan Carlos Restrepo del hospital San Jorge siendo reemplazado por María Elena Ruiz y Neuridio Vinasco del San Pedro y San Pablo de La Virginia donde despacha actualmente Javier Alejandro Gaviria.

Más líos

Pero los problemas para Ramírez Cardona no paran ahí.

En primer lugar, porque ante la Fiscalía General de la Nación la Junta Directiva de HOMERIS lo demandó por los delitos de injuria y calumnia al considerar como temerarias las afirmaciones que hizo Ramírez Cardona en un oficio enviado a la Procuraduría y a la Contraloría acusando a la junta de entorpecer su gestión y de atribuirse funciones de co-administradora del hospital.

A la par con eso, la Superintendencia de Salud acaba de finalizar una visita que durante una semana realizó al Hospital Mental y de la cual se puede derivar hallazgos de toda naturaleza, así como también lo hizo la Contraloría General en la auditoría que efectúo a la contratación del año 2021 y cuyos resultados aún no han sido revelados. Y, como si fuera poco, se conoció que HOMERIS está expuesto a una cuantiosa multa por omitir datos en la información exógena correspondiente a la pasada vigencia y remitida a la DIAN, sanción que corresponde pagar al representante legal.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -