Marsella también aprendió a luchar contra el coronavirus