Mamá y docente, teletrabaja y a la vez cumple con labores del hogar

Hoy es para muchos la fecha más significativa del año porque se celebra el Día de la Madre, el domingo donde se le rinde un merecido homenaje al pilar de la familia, a la compañera y amiga incondicional, a la trabajadora incansable, al amor del hogar. Millones de mamás en el mundo pasarán esta vez debido a la pandemia del Covid-19 confinadas en sus casas pero rodeadas de cerca o la distancia del cariño insaciable de sus hijos, esposos y seres queridos. El Diario dentro de este especial del Día de las Madres precisamente resalta su labor y muestra el ejemplo de una mamita que por estos días vive con orgullo su cotidianidad al desempeñar sus funciones como docente y al mismo tiempo en casa ocuparse de la atención de su hijo de 7 años de edad, su mayor orgullo y compañía.
Adriana Durango es una profesora de una institución educativa de Pereira, tiene a cargo 28 niños que sumados a su hijo que cursa grado séptimo, son su principal punto de atención por estos días de aislamiento ya que por un lado está pendiente de los talleres y la educación que brinda a sus estudiantes, y a la vez esa docente se convierte en madre, la que también debe sacar tiempo para su hijo y estar al tanto de sus compromisos estudiantiles.

En cuarentena…
Dice la profe Adriana que al principio de la cuarentena fue como establecer de nuevo un ritmo en su diario vivir, pues antes de volver a iniciar labores, es decir, cuando estaba en vacaciones se sentía con mucha incertidumbre con tanto tiempo libre porque terminaba de hacer los oficios de la casa, jugar con su hijo y dedicarse tiempo a sí misma, y sentía como que se iba a enloquecer. Cuando volvió a trabajar el tiempo empezó a volar porque debe hacer muchas más cosas que antes, pero gracias a Dios dice, tiene la mente despejada.

Celebración diferente

“Bueno cuento con la fortuna de tener a mi mamá acá conmigo y también a mi abuela entonces trataremos de compartir un almuerzo que pediremos a domicilio porque como es costumbre este día no se cocina. Nos tendremos que ver por alguna plataforma como zoom, meet o skype para que los otros hijos de mi abuela la puedan saludar aunque sea de esa forma”.

Docente y madre

Cuenta que su la labor de madre en época de confinamiento mucha más compleja porque los hijos, así sean muy independientes para muchas cosas, al ver a su madre en la casa todo el día se sienten más cómodos y saben que pueden contar con uno para hacer sus deberes escolares: “eso desgasta más porque debo preparar el material para los estudiantes, realizar las labores de la casa que se deben hacer diario y estar pendiente de las clases de mi hijo y de que haga sus tareas, eso demanda más tiempo. Antes había un horario para todo porque se sabe que debe salir de casa y durante ese tiempo se toma un respiro de las obligaciones del hogar, pero ya uno estar allí todo el tiempo, esas obligaciones se vuelven mucho más obligadas hasta tal punto que cansan más de lo normal”.

El mejor regalo es…

“A mí me encanta que me sorprendan, me gustan las flores, los dulces, los perfumes, pero sé que este año todo eso va a un lado porque lo más importante es poder tener a mi madre y a mi abuela vivas y con salud creo que es el mejor regalo que le pueden dar a uno. Yo sé que ese día mi hijo de alguna forma se manifiesta porque siempre ha sido muy detallista y aunque sea una tarjeta hecha por él mismo es más que suficiente”.

Las enseñanzas de la pandemia

Adriana tiene claro que esta situación que vive el mundo hace necesario empezar a cambiar “como dicen por ahí, quien salga de esto siendo la misma «mala» persona fue porque no aprendió nada. Uno aprende a valorar más el tiempo en familia, aprende a descubrir quién es amigo en verdad porque en estos momentos es cuando las verdaderas amistades son las que se preocupan por uno y los que no es porque solo están allí de momento. También, el valor del dinero, a veces no le damos importancia y derrochamos en cosas innecesarias. Creo que es tiempo de pensar que ese tan anhelado bien no lo es todo en la vida porque para que tener mucho cuando no se puede disfrutar con los que uno quiere”.