Indígenas esperan tierras para ampliar su resguardo

Sally Andrea Mahecha, directora nacional de asuntos étnicos de la Unidad de Restitución de Tierras-URT, visitó la ciudad de Pereira para presentar ante los representantes del resguardo indígena emberá chamí-katío de Gitó Docabú, la radicación de la demanda con la que buscan recuperar 3044 hectáreas de tierra para 1601 habitantes de dicha comunidad, a la cual pertenecen 783 mujeres y 818 hombres.

Este proceso se viene adelantando desde finales del año 2016, cumpliendo con los Decretos Ley 4633 y 4635 de 2011, realizando la caracterización de las afectaciones territoriales de dicha comunidad indígena, en el marco del conflicto armado interno. Además se presentaron solicitudes de medidas cautelares por la situación urgente y manifiesta de vulnerabilidad de los integrantes del resguardo.

Desde la URT se está solicitando a través de la demanda de restitución la ampliación del territorio para 4 comunidades que se encuentran ubicadas afuera del resguardo.

La comunidad Emberá Chamí tiene un resguardo constituido en un área de 2590 hectáreas, en la ampliación que se exige en la demanda, se reclaman 454 hectáreas para completar las 3044 que hacen falta para que la colectividad que está por fuera quede dentro del mismo territorio sagrado.

Además, identificar las afectaciones ambientales por la introducción forzosa a los cultivos ilícitos por parte de los actores armados, medidas de protección individuales y colectivas, especialmente para autoridades indígenas y sus líderes.

El Resguardo emberá chamí-katío de Gitó Docabú está conformado por 14 comunidades indígenas, que suman 225 familias.

La comunidad emberá chamí, a través de la URT, solicita además, que desde el Ministerio de Cultura se adelanten acciones para el saneamiento espiritual del territorio, por las muertes violentas que han acontecido dentro de su territorio sagrado y son hechos que afectan la relación de equilibrio y contaminan en términos espirituales el territorio indígena y la madre tierra.

Otra de las peticiones, es el fortalecimiento del gobierno propio, ya que los actores armados al estar dentro del territorio, generaron restricciones en la movilidad y uso de la tierra, debilitando el actuar de las autoridades indígenas.

 

Pretensiones de la demanda

La demanda instaurada contiene 36 pretensiones que tienen como objetivo beneficiar a las 14 comunidades indígenas de Risaralda, entre las presunciones de destacan:
– La ampliación del resguardo.
– Reconocimiento de la comunidad como víctima de violencia.
– Planes de fortalecimiento de los saberes ancestrales y la autonomía territorial.
– Delimitación del territorio.
– Medidas para recuperar ambientalmente el territorio.
– Recursos para proyectos productivos con la vocación productiva del territorio.
– Atención psicosocial y en salud.
– Proyectos de viviendas.
– Actividades de acción integral contra minas antipersonal en el territorio del resguardo.

 

El Resguardo está ubicado en el corregimiento de Santa Cecilia, en el municipio de Pueblo Rico, al noroccidente del departamento.