Gallinas criollas, patrimonio cultural de Colombia

Una de las ponencias estuvo a cargo de José Alejo Velasco Morales, técnico operativo del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) seccional Risaralda, quién habló sobre los estándares de sanidad y calidad en la producción de aves criollas con miras a proteger la sanidad agropecuaria de todo el país y la seguridad alimentaria en las aves criollas, ya que en zonas en donde la avicultura comercial no se puede establecer, la avicultura de traspatio criolla (tipo de explotación Avícola que no está registrada o no reúne los requisitos de manejo sanidad y administración) toma una importancia social económica preponderante, por tanto, los pequeños productores deben contar con estándares de sanidad y protección para evitar enfermedades a sus gallinas como: newcastle, influenza aviar y salmonelosis, pero también pueden presentar cuadros respiratorios o digestivos como corizas, bronquitis, viruelas, entre otros.

“En Caldas, Risaralda, Quindío y Valle del Cauca, estamos libre de newcastle, además el país no tiene influenza, entonces desde el ICA nos enfocamos en las enfermedades de control oficial en la avicultura”, dijo Velasco. Así pues, el Instituto Colombiano Agropecuario, ha venido desarrollando a nivel nacional diversos procesos de sanidad y vigilancia epidemiológica activa y pasiva para mejorar los niveles de sanidad, identificación de riesgos y caracterización.

Origen geográfico

Los gallos y gallinas se originaron en Asia hace varios siglos, después fueron llevados a Europa y posteriormente llegaron a América. Las gallinas criollas no se definen por raza sino por tipos, pues es muy variable su conformación y genética, es decir, no tienen una variable uniforme de tamaño y color, además se adaptan a varios climas, manifiestan resistencia a enfermedades comunes (adaptación), son capaces de buscar su propio alimento en un área en donde puedan escarbar y picar, mantienen un comportamiento social reproductivo de la especie por medio del canto y cacareo como cortejo sexual.

Dato

El miércoles 18 de diciembre el Sena inaugura el proyecto de gallinas ponedoras en la subsede de Santa Rosa de Cabal con tres ecotipos de gallinas criollas

Gallinas felices

Esta terminología hace referencia a aquellas gallinas que están al aire libre, que no viven enjauladas y que buscan su propio alimento.
“Desde el Sena tratamos de recuperar el trabajo que hacían antes las mujeres campesinas, pues tenían a sus gallinas sueltas en la finca, en donde podían salir por el cafetal y buscar sus propias proteínas. Queremos que vuelvan al mismo proceso pero esta vez bajo las normas de bioseguridad de la normatividad del ICA”, explicó Marcela Santamaría López, instructora pecuaria del Sena.
Con esta modalidad de crianza, las gallinas no vivirán estresadas lo que genera un huevo con mayor contenido de omega y de mejor sabor.

Alimentación alternativa

Con la ponencia “Experiencia en cría de gallina criolla colombiana en el sena Clem de Tuluá”, Gustavo Adolfo Rivera, zootecnista, habló de las diversas formas en las que se puede alimentar a una gallina, pues aunque lo habitual es darles concentrado, existen otros elementos que brindan buenas proteínas como: insectos como larvas de mosca, lombriz roja californiana, forrajes que ayudan a colorear la yema del huevo de una manera natural, plantas como la azolla anabaena, maíz, jugo de caña, entre otros; con esta forma de alimentación el ave puede producir un huevo cada 25 o 26 horas.
Por otro lado, la edad productiva de una gallina es de unas 80 semanas aproximadamente (15 o 20 meses).

Bioseguridad

La Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), habló sobre el tema de bioseguridad que deben de cumplir los predios, y las medidas sanitarias que deben tener en cuenta los productores a la hora de la tenencia de gallinas.

Así pues, hablaron sobre la tenencia adecuada de las aves, los protocolos sanitarios, medidas de vacunación y bioseguridad de infraestructura especial para las aves de postura, entre otras.

De igual forma el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), indicó que las gallinas no deben estar en lugares oscuros, mal ventilados y con excesos de golpe de sol pues esto les molesta; estar al aire libre ayuda al estímulo hormonal y desarrollo de las aves.
Ahora bien, el aire fresco debe fluir desde abajo hacía arriba y así sacará gases como el amoniaco.

Signos de problemas sanitarios

  • Bajo consumo de alimento o agua
  •  Decaimiento temporal o permanente
  • Dificultad respiratoria
  • Diarreas
  • Plumaje erizado o sin brillo
  • Bajas en postura
  • Retardo en el crecimiento
  • Picazón o prurito
  • Aves caídas, demasiado nerviosas, muertes
  •  Huevos sin cáscara o con cáscara muy delgada

Clima y medio ambiente

Gallos y gallinas criollas están desde hace siglos adaptados a vivir o sobrevivir a la intemperie en donde pueden llegar a enfrentar condiciones extremas de frío, calor y humedad. Esto implica que para poder vivir, ellas tienen que destinar sus reservas alimenticias en mantener la temperatura corporal y no quedan con buena disponibilidad de nutrientes para producir huevo, ganar más peso o tener más vigor.

Dato

La Feria del Gallo Ornamental en Pereira, el Reinado de la Gallina Campesina en Marsella, La Feria de la Gallina Criolla en San Antonio del Palmito (Sucre) y el Festival Gallo y Gallina en Santander, son eventos que demuestran la enriquecedora variedad del componente cultural y social de la crianza de estas aves