En aislamiento, pero sin olvidar el cuidado de perros y gatos

Alrededor de 9.300 vacunas antirrábicas en caninos y felinos se han aplicado en medio de la emergencia sanitaria por la covid-19 en Risaralda, donde la Secretaría de Salud Departamental promueve la protección de los animales de compañía y llega hasta los hogares, en los 14 municipios, cumpliendo además con los protocolos de bioseguridad por la pandemia.
“Desde la Secretaría de Salud se están haciendo actividades de promoción y prevención para el control del riesgo de enfermedades de interés en salud pública, estamos llegando a los hogares por medio de nuestros funcionarios para la vacunación antirrábica canina y felina; hasta este mes hemos realizado alrededor de 9.300 vacunaciones en perros y gatos”, aseguró el coordinador del Programa de Zoonosis de la Secretaría de Salud Departamental, Julio César González. Los perros y gatos deben recibir cada año la vacuna contra la rabia, ya que esta es una enfermedad viral que puede ser mortal y se puede prevenir con la vacunación; además, el 99 % de los casos de transmisión a los humanos es contagiada por mordeduras de estos animales.

Con medidas de bioseguridad

“Los funcionarios que están acudiendo casa a casa en los municipios del departamento vienen cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad establecidas por el Ministerio de Salud y Protección Social, donde los propietarios deben salir con su mascota a la puerta de su casa con el uso de tapabocas y guantes, cumpliendo con estrictas medidas de protección para evitar cualquier riesgo de contagio de Coronavirus”.

 

Cuidados por las mordeduras:

La profilaxis postexposición es el tratamiento inmediato después de una mordedura, el objetivo es impedir que la infección entre en el sistema nervioso central, lo cual provocaría la muerte inmediata. Esta profilaxis consiste en:

-La limpieza a fondo y el tratamiento local de la herida tan pronto como sea posible después de la exposición;
-La aplicación de una vacuna antirrábica potente y eficaz conforme a las normas de la OMS.
-Administración de inmunoglobulina antirrábica, si está indicado.

El tratamiento eficaz inmediatamente después de la exposición puede evitar la aparición de los síntomas y la muerte.

La meta es completar una vacunación del 80 % de los perros y gatos que viven el departamento.