Cambio total, del tablero a la pantalla de un computador

El aislamiento obligatorio por la pandemia del Coronavirus tiene en casa a millones de estudiantes en Colombia. Un docente le contó a El Diario cómo es su nueva dinámica en la labor de enseñar.

Edwin Alejandro Quintero, profesor de básica primaria de la Institución Educativa Pedro Pablo Bello, sede Los Libertadores en La Virginia, quien lleva cinco en la docencia vive por estos días al igual que muchos de sus compañeros quizás el principal reto en su labor de enseñanza, algo que los tomó por sorpresa y que los llevó a adoptar rápidas medidas en el cambio de la metodología de trabajo. La pandemia del Coronavirus tiene en sus hogares a miles de estudiantes y profesores del departamento, y aunque el regreso a las aulas al inicio del aislamiento estaba programado para el 20 de abril, todo cambió y hasta el primero de junio no habrá clases presenciales, la medida se puede ampliar.

Cambió marcador por teclado

El profe Edwin, Licenciado en Español y Literatura de la Universidad Tecnológica de Pereira, Magister en Educación y que tiene a cargo 24 estudiantes del grado cuarto, cambió el marcador por el teclado de un celular o computador y compartió con este medio la manera como enfrenta un día de trabajo desde casa utilizando las herramientas virtuales. “Esta situación nos tomó por sorpresa, no me imaginaba, pensaba que el virus solamente estaba en los países asiáticos y no creí que llegaría hasta por acá, algo en lo que me equivoqué. Cambiamos la manera como trabajábamos en el aula por una manera no presencial y virtual. Esto fue de improvisto porque veníamos con el desarrollo de las clases normales y de repente llegó el decreto presidencial donde nos anunciaban la suspensión de clases y que entrabamos a vacaciones y en semanas de desarrollo institucional”.

Y las clases empiezan…

El profe Edwin ya no hace ese desplazamiento a ejercer labores, pero lo que no cambia es la levantada temprano, su desayuno y su encuentro con el escritorio donde tiene el computador y desde donde con celular en mano empieza la clase. “Desde mi casa lo que hago todos los días por la mañana, con los talleres listos, es enviarlos a los estudiantes o a los padres de familia por medio del grupo de WhatsApp. Por allí además les aclaro el taller, les doy las indicaciones respectivas, les digo cómo es el desarrollo y la temática que se va a trabajar. Les comento que me pueden estar preguntando para aclarar dudas. Así ellos, una vez descargada la información inician las actividades y transcriben y resuelven las preguntas, y me envían a mí las fotos de las actividades”.

Revisar, calificar y subir notas

El licenciado Edwin, con 11 años como profesional, cinco de ellos en la docencia, y nombrado por el magisterio en el sector público, prosigue en su labor de enseñanza desde casa desde donde descarga en su computador los talleres resueltos de los estudiantes y los incluye en las carpetas que cada estudiante tiene en cada asignatura. El profesor empieza a revisar, a calificar las actividades, posteriormente hace un documento para cada estudiante donde comunica lo que falto por hacer o para dar las felicitaciones. Las respuestas de los talleres le llegan al profesor Edwin en el transcurso del día, además las notas las sube en la plataforma que la institución tiene. “La constante asesoría a los padres de familia es primordial. La entrega de los refrigerios también debe ser anunciada”.

El salón se extraña

Apasionado por los libros, por la lectura, la poesía, cuentos, novelas, y el fútbol, no dudó cuando se graduó del colegio en empezar la carrera en la UTP. El complemento pedagógico que ofrecía fue otro factor determinante para comenzarla. “Extraño estar en un aula de clase junto a mis estudiantes, las preguntas en clase, los chistes, las risas, compartir con ellos, las reuniones entre docentes. Todo cambió, porque nosotros los docentes utilizábamos los medios tecnológicos pero siempre dentro del mismo salón y con material traído desde las casa. Como docentes debemos estar dispuestos a adaptarnos, algo que estamos haciendo aún”.

No todos con internet

La gran mayoría de estudiantes de instituciones públicas hacen parte de estratos 1 y 2, esto lleva a que  la alternativa más fácil que tienen los padres es hacer recargas en su celular, por eso decidieron utilizar el WhasApp para que reciban los talleres, ya que muchos no tienen computador o internet. En nivel secundaria hicieron un sondeo para saber cómo trabajar y vieron que allí sí hay familias que pueden tener acceso a internet y a plataformas educativas. También están utilizando anuncios por medios tradicionales como la radio comunitaria para que los padres que no contestan el teléfono o no tienen WhatsApp se acerquen hasta los colegios a reclamar las fotocopias con el material para sus hijos.

Marchas justificadas

Dice el profe Edwin que la mayoría de las marchas en los paros no solo son para pedir aumento de sueldos para los maestros, también es para pedir recursos para las instituciones y con esta pandemia es notoria la falta de mecanismos tecnológicos para afrontarla.  En algunas partes no apartadas hay tabletas y celulares pero no hay internet, entonces los contenidos deben ser descargados en casa del maestro y este llevarlo para que en los computadores del colegio queden grabados. También la inversión social debe mejorar porque los padres de familia de los estratos 1 y 2 no tienen para pagar internet en sus casas.

A Edwin le gusta que los niños aprendan de forma integral para que conozcan el mundo que deben afrontar. Cree que el docente debe dar herramientas para que sean mejores personas, no solo que aprendan un saber sino que tengan valores humanos.  Cada estudiante es una historia y esto se puedo conocer por medio de la enseñanza. La docencia es una profesión donde también aprende el maestro cada día y por eso hay que adaptar las metodologías. Desde la institución educativa ya les anunciaron que apenas regresen los estudiantes se deben desarrollar actividades para el aseo e higiene personal y de los espacios. Además cumplir en las clases con charlas sobre el Coronavirus, las medidas de cuidado en casa y escuela. Los estudiantes volverán el 1 de junio a las instituciones educativas, mientras tanto Edwin sigue en casa esperando retornar al colegio y con sus guayos en mano, por qué no, estrenarlos por fin en un partido de fútbol con sus estudiantes.