Ascenso póstumo a cadetes víctimas de atentado en enero

El presidente de la República, Iván Duque Márquez, entregó ayer el ascenso póstumo al grado de subteniente de los 22 cadetes asesinados el 17 de enero pasado, tras el atentado terrorista contra la Escuela de Cadetes de Policía General Francisco de Paula Santander, de Bogotá.

El homenaje tuvo lugar en el campo de ceremonias del centro de formación policial, donde el Jefe de Estado entregó los sables y las insignias a los padres de los cadetes, a quienes saludó detenidamente, uno a uno, en medio del dolor por la ausencia de sus hijos.

Mensaje

“Hoy estamos a pocas horas de la celebración de nuestra Navidad. Es un momento de familia, es un momento de recogimiento y de profundas reflexiones. Pero hoy también es un día  que trae dolor para muchas familias que nos acompañan”, expresó el Mandatario.

Afirmó que estas familias “le brindaron a la patria a 22 ángeles que llegaron a esta Escuela para cumplir un propósito de vida; el propósito del bien, el propósito del servicio, el propósito de tener la noble aspiración de hacer una carrera de vida al servicio de nuestra nación; estudiantes llenos de motivación y de entusiasmo que vieron su vida truncada por el terrorismo”.

“Yo quiero decirles a las familias que el dolor que sienten es el dolor que sentimos también todos”, dijo el Jefe de Estado. “Pero también el día de hoy es una ocasión para rendirles tributo, para expresarles que, en esa divinidad celestial, ellos siguen trayendo a nuestro país toda la admiración”, agregó.

Ley de honores

Recordó que el Gobierno nacional propuso la Ley de Honores, que sancionó el pasado 14 de noviembre, y “que les brindará no solamente el grado póstumo, sino la pensión póstuma a sus familias”.

“Esta es una ocasión maravillosa para rendirles gratitud a los héroes de nuestro país, a los que dan la vida por esta nación; a los que cada mañana, con abnegación y entrega, se levantan pensando en el bienestar supremo de nuestra República”, dijo el mandatario.

“Vamos todos juntos a liberar a Colombia del crimen”, sostuvo y consideró que “derrotar el crimen es el triunfo de la paz; derrotar el crimen es el triunfo de la legalidad; derrotar el crimen es el triunfo del ciudadano de bien”.

Ley de honores

La Ley 1998 de 2019, que establece el reconocimiento prestacional y pensional a los beneficiarios, fue radicada por el Gobierno nacional en el Congreso de la República el pasado 20 de julio, para rendir homenaje a la memoria de los estudiantes víctimas del terrorismo.

La norma autoriza al Gobierno para ascender de forma póstuma a los estudiantes fallecidos, y otorgarles el reconocimiento prestacional y pensional a los beneficiarios.

Así mismo, dispone la construcción de un monumento conmemorativo y establece el día 17 de enero de cada año como fecha oficial del Estudiante de las Escuelas de Formación de la Policía Nacional de Colombia.

La medida señala que la estudiante ecuatoriana Erika Sofía Chico Vallejo, quien murió en el atentado, tendrá el reconocimiento de la nacionalidad colombiana por adopción.

Dos risaraldenses, las víctimas

El Cadete Diego Alejandro Molina Peláez era hijo del exsecretario de Gobierno de Pereira, Jhon Diego Molina y de Claudia Peláez, y hermano de Juan Diego.

Además de destacarse en su aspiración a oficial, era reconocido por su labor como arquero  cuando de jugar fútbol se trataba.

Disciplinado y puntual, Molina le deja un legado de exigencia y lucha continua a sus compañeros de la institución.

Molina tenía 20 años de edad y amaba la Policía Nacional. Soñaba con la posibilidad de ser general. Oriundo de Pereira, llevaba 18 meses en la Escuela General Santander. El 9 de enero pasado se reincorporó tras las vacaciones decembrinas de 2018 y estaba contento porque, por cuenta de su liderazgo, lo habían asignado como brigadier dentro de la institución en la cual estudiaba.  El joven cadete integró la compañía Gilibert.

Claudia Peláez, madre de Diego Alejandro, quien se desempeñó como secretaria de Presidencia en la Asamblea y en varios despachos en la Alcaldía de Pereira, se desempeñará en adelante como Secretaria Personal del despacho del electo gobernador Víctor Manuel Tamayo Vargas.

Otro cadete risaraldense, Juan David Rodas, oriundo del municipio de Belén de Umbría, también fue víctima del acto terrorista.

El hecho

A las 9:30 de la mañana del jueves 17 de enero de 2019 una fuerte explosión sacudió a la Escuela de Cadetes de Policía General Santander, en el sur de Bogotá.

Un carro, que quedó calcinado por la fuerza de los explosivos que estaban en su interior, fue el causante de este atentado.

El 21 de enero de este año, mediante un comunicado en su página web, el ELN  se adjudicó el atentado terrorista afirmando que la escuela es, supuestamente, “una instalación militar”.

Muertos: 23 (incluido el perpetrador)

Heridos: 87

Los ascensos

Fueron ascendidos de forma póstuma a subtenientes los cadetes:

  • Juan Diego Ayala Anzola
  • Alan Paul Bayona Barreto
  • Carlos Daniel Campaña Huertas
  • Andrés Felipe Carvajal Moreno
  • Andrés David Fuentes Yepes
  • Cristian Fabián González Portilla
  • Fernando Alonso Iriarte Agresot
  • Johnatan León Torres
  • Juan Felipe Manjarrés Contreras
  • Christian Maquilón Martínez
  • Diego Fernando Martínez Galvis
  • Juan Esteban Marulanda Orozco
  • Diego Alejandro Molina Peláez
  • Alfonso Mosquera Murillo
  • Iván René Muñoz Parra
  • Cesar Alberto Ojeda Gómez
  • Diego Alejandro Pérez Alarcón
  • Estiven Ronaldo Prada Riaño
  • Juan David Rodas Agudelo
  • Oscar Javier Saavedra Camacho
  • Johnatan Efraín Suescún Garcia
  • Erika Chico Vallejo, de nacionalidad ecuatoriana