15 C
Pereira
miércoles, abril 24, 2024

Residentes de Sabanitas sin protección del Estado

En esta vereda de Dosquebradas, al parecer es la ley de la selva y no la de Colombia, la que impera, se cansaron de tramitar y ahora denuncian a pesar de las amenazas.

La llamada de la comunidad esta vez, se debe a una irregularidad que se presenta con los funcionarios de la Alcaldía de Dosquebradas, por no hacer cumplir los fallos del secretario de Gobierno de la pasada administración y las órdenes que el corregidor de la serranía Alto del Nudo emitió en las horas tempranas de este proceso, que ya ronda los tres años. Hay pruebas, fallos y registros de las constantes visitas de diversidad de funcionarios al terreno, como de la comparecencia ante la Secretaría de Gobierno de la Ciudad Industrial, por parte de los afectados que no han podido lograr que el accionar de un nuevo vecino los perjudique.

La anomalía empezó antes de la Pandemia y cuando el encierro se puso en firme, todo paró y fue el tiempo que el infractor necesitaba para continuar con una obra en su predio que ha afectado el camino de servidumbre, secundario a la vía principal y ha generado que el mal manejo de aguas lluvias y negras perjudique a otras cinco familias del sector.

(Foto suministrada) El guadual ya no existe y en este punto es donde empieza el agua de la vía principal a bajar hacia la vía de las otras familias.

Antecedentes por lo legal

Los esposos Jhon Freddy Zapata y María Teresa Afanador construyeron con la aprobación de su vecino una cuneta para que el agua lluvia que baja de la vía que comunica seis viviendas no los inundara, dado que son los que tienen el terreno en la parte más baja. Es así, como a través de esta canalización de aguas lograron también que un espacio que ha hecho las veces de cancha comunitaria y que ha servido de espacio para que los estudiantes de la escuela Enrique Millán realicen prácticas de educación física, tampoco se inundara.

Pero con la llegada del nuevo vecino, todo cambió, porque al cerrar su propiedad con muro y malla, construyó sobre la mencionada cuneta y aunque la ley le ordenó retroceder cerca de 40 centímetros, no retiró el cemento que instaló la primera vez y no reparó la cuneta en su forma y hondura original, solo dejó una incipiente canal que no hace ningún trabajo de recolección y transporte de aguas lluvias.

Adicional a esto, instaló dos pozos sépticos que no cuentan con la conexión a una tubería de largo alcance, sino que deja todas las aguas negras de la propiedad casi al aire libre, pasando por debajo del camino de servidumbre y cayendo al lado de la mencionada cancha al aire libre, lo que narran los afectados genera muy malos olores, sobre todo en las tardes y lo que realmente temen es la próxima y anunciada desde ya por el Ideam, fuerte ola invernal.

(Foto suministrada) Prueba de cómo taparon la cuneta para instalar estos postes.

Daños y perjuicios

Doña Tere es el nombre de la finca más afectada, tanto que el agua que se entró en el tiempo de Pandemia hasta la propiedad levantó el piso en cerámica, lo que sumado a la escasez de material y los altos precios de los materiales de construcción generó una crisis que la mayoría recuerda, cosa que los obligó a poner otro tipo de cerámica y a reparar a altos costos porque su finca es de alquiler para huéspedes y pasadía, también comentan que están en riesgo los sembrados y animales, de lo que también generan sus ingresos, porque son campesinos netos y no cuentan con otro modo de supervivencia.

Igual suerte sufrieron las huellas en cemento que acondicionaron para que los clientes ingresaran con facilidad al predio, ahora queda solo la mitad.

Los fallos de ley

Los demandantes tienen copia de los documentos en los que se deja constancia de las acciones que deben adelantar los querellados propietarios del lote Molinos. Uno es la Resolución 321 del 31 de octubre de 2022, en la que se les declara infractores por contravención urbanística en el artículo 135 de la Ley 1801 de 2016. En este mismo documento emitido por el corregidor se ordena la demolición de la totalidad del cerramiento en un término de 10 días, so pena de ser adelantada por el municipio con cargo a dichos propietarios infractores.

Juan Carlos Sepúlveda, cuando ejercía como secretario de Gobierno y en una de las veces que se desempeñó como alcalde encargado confirmó lo emitido por el corregidor y dejó consignado también la orden de cumplir con los retiros viales contenidos en el POT de Dosquebradas y construir las cunetas para el tránsito de aguas de escorrentía. Cosa que hasta el día de la visita para esta nota, no había sucedido debidamente.

Foto actual que muestra que no se ha hecho lo ordenado.

Cifra

$23.194.000 es la multa impuesta a los infractores y que según los esposos Zapata Afanador no ha sido cancelada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -