Compromiso para entrega de obras atrasadas en Risaralda

Con el propósito de que estas obras no queden inconclusas y no se generen sobrecostos en las mismas, la Contraloría General de la República (CGR), realizó un encuentro en Pereira, donde los diferentes actores; Gobernación de Risaralda y contratistas, se comprometieron a no dejar las obras en el ‘aire’.

En el caso de las 4 sedes de bomberos, correspondientes a los municipios de Apía, Santuario, Guática y Mistrató, en principio el contrato señalaba que la entrega estaba programada para diciembre de este año, mientras que la vía El Ariete- Mateguadua, tenía fecha de entrega para el 31 de agosto de este 2019.

Ángela María Jaramillo, gerente de la Contraloría General de la República en Risaralda, aseguró en entrevista con El Diario que “en lo que corresponde a las 4 sedes de bomberos, el compromiso es que sean entregadas en el primer trimestre del 2020. En la vía de El Ariete- Mateguadua, la cual debía ser entregada el 31 de agosto, el compromiso es entregarla la última semana de noviembre de este año”.

Estos compromisos se alcanzaron en el marco de la estrategia ‘Compromiso Colombia’, con la cual la Contraloría busca servir de facilitador, de mediador, entre la Gobernación de Risaralda y los contratistas.

Jaramillo señaló que “todavía no estamos hablando de sanciones, porque para nosotros esto no es una auditoría, no es un control excepcional, no es una actuación especial, estamos es sirviendo de facilitadores y mediadores, para que el compromiso que firmen las entidades y los contratistas, se cumpla”.

Detalles
En lo que corresponde a la construcción de las 4 sedes de bomberos, el bajo nivel de ejecución se debe, según manifestaron desde la Gobernación y el contratista, a que falta de planificación en los estudios de suelo, ya que al iniciar las demoliciones, se dieron cuenta de que parte del suelo no era apto para la cimentación.

Para el caso de El Ariete- Mateguadua (ver foto), el secretario de Infraestructura de Risaralda, Juan Pablo Ocampo, manifestó que “dado que el proyecto en mención estaba reportando unos avances tan bajos, motivo una reunión en la que nosotros expusimos cuales fueron las actuaciones por parte de la Gobernación de Risaralda, en procura, primero de reconvenir al contratista para así recuperar los niveles de ejecución e inversión requeridos para el proyecto. Igualmente nos tocó a nosotros iniciar un proceso de presunto incumplimiento que podría derivar en un tema sancionatorio o en un tema de incumplimiento del contrato”.

Agrego que “el contratista propuso una formula de arreglo. Aseguró que tenía la posibilidad de poner unos equipos de trabajo simultáneos para recuperar los niveles de ejecución y nosotros en el marco de la audiencia de incumplimiento, aceptamos que se pudieran incorporar unos equipos de trabajo del contratista y hoy por hoy, podemos decir que esa situación ha venido normalizándose”.

Las obras se están desarrollando en este momento, inclusive hay algunos tramos que ya están siendo pavimentados.

Compartir