19.4 C
Pereira
martes, septiembre 27, 2022

A un mes de la más reciente tragedia en Risaralda

Liliana Cardona Marín

Ayer se dio el tan esperado anuncio de la reubicación para las 138 familias damnificadas, por parte de Carlos Maya alcalde de Pereira y Diego Ramos alcalde de Dosquebradas. La inversión será de $13.500 millones, $12.000 millones por parte del gobierno nacional, $500 millones la Gobernación de Risaralda e igual monto desde cada uno de los respectivos municipios,

Los burgomaestres se reunieron directamente con la población afectada, después de culminar las gestiones correspondientes en Bogotá y realizar el cierre financiero del proyecto ante el Ministerio de Vivienda. “Después de ofertar tres alternativas para la reubicación, ha sido seleccionado el terreno que tiene mayor capacidad y mejores características. El sitio está en la misma área del Parque Ukumarí, la ciudad también ofrece la disponibilidad de servicios públicos”, comentó el alcalde de Pereira.

Mientras tanto Ramos observó: “Mi colega vino a explicar las bondades del sitio de la reubicación en Pereira, porque está en Cerritos y él como responsable, les contó que cerca van a tener un hospital de cuarto nivel, una avenida de seis carriles y un megacolegio. A la vuelta de tres o cuatro años la propiedad ya no va a costar $90 millones, sino $200 millones, porque es un sitio donde quisieran vivir muchísimas personas”.

El mandatario de los dosquebradenses también hizo entrega de las ayudas humanitarias gestionadas ante la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (UNGDR) a las 103 familias afectadas de Dosquebradas. El subsidio para el arriendo continuará hasta que se entreguen las viviendas a las 74 familias de Dosquebradas. La reubicación no se pudo hacer en el municipio industrial, porque la capacidad del lote que tenía previsto la Alcaldía de esa ciudad apenas daba para 120 viviendas y el censo arrojó más familias afectadas.

Mientras van a la tierra prometida 

Entre tanto, los residentes de la zona afectada y antes de conocer el anuncio de la reubicación denunciaron varias cosas que no los deja tener tranquilidad en el lugar, al cúmulo de estas quejas las denominaron abandono por parte del Gobierno local. Los vecinos aseguran que cuando se presentan los torrenciales llaman a bomberos y les contestan que eso no es una emergencia, que no les corresponde y que llamen a la policía, pero ese es otro tema: entre tantas promesas cuando se sucedió la emergencia, se dio la de un CAI Móvil, luego de que ellos cerraran la vía exigiéndolo, cosa que nunca llegó y ahora les toca ver cómo se roban lo poco que queda.

Lo único que les dejaron afirman es un reflector, pero ellos dicen que requieren es una alarma para las crecientes, porque las noches son de terror, ya que la montaña ruge y se escuchan pequeños desprendimientos. Alimento les ha sobrado y están agradecidos, pero también dicen que les han llevado colchones rotos y ropa sucia.

Se han hecho varias reuniones con las Alcaldías y la Defensoría del Pueblo en las que prometen cosas que no se validan y las personas que tienen casas para arrendar les dicen que si nos les cumplen con la seguridad, que menos con plata para arriendo y mejor no les alquilan. “$200 mil es muy poquito, por aquí todos pagamos $500 mil”, expresan al unísono. Otra de las ausencias que no entienden es la de los psicólogos, no entienden cómo después de semejante tragedia los desatendieron en esta área de la salud.

Opine 

¿Cuál es su denuncia como sobreviviente?

Martha Agudelo – afectada

“Lo de los subsidios es imposible con tantas complicaciones de la Alcaldía y la Diger. Además, con tanto invierno se ven tres cascadas por esa ladera, entonces fue mentira que sellaron la Acequia”.

Paula Rodríguez – afectada

“Diger prometió seguridad y no la ha habido ¿qué pasó con el ejército y la policía? A los de los hoteles los sacan a las 6:00 de la mañana”.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -