Se acabó la Promotora de Vivienda de Risaralda

Solamente 3 de los 12 diputados de la Asamblea de Risaralda, no estuvieron de acuerdo con la modificación de la empresa industrial y comercial de orden departamental, Promotora de Vivienda de Risaralda, y su estructuración, para convertirla en “Empresa de Desarrollo Territorial Urbano y Rural de Risaralda”.

Dos diputados del partido Conservador, Juliana Enciso y Diego Alberto Naranjo y uno del Polo Democrático Alternativo, Daniel Silva, votaron negativamente por el proyecto de Ordenanza que le dio vida a la Empresa de Desarrollo Territorial Urbano y Rural de Risaralda, EDUR.

Con la aprobación de la iniciativa gubenamental, en la cual desaparece la Promotora de Vivienda de Risaralda, inicia un proceso de transición para estructurar la nueva EDUR, sin que se afecten los programas viviendistas en proceso, de acuerdo con la afirmación que hizo el gerente de la entidad, Carlos Toro, quien respondió esa y otras inquietudes de los diputados.

 

La conveniencia
Para poner en contexto a los lectores de El Diario sobre la conveniencia y los inconvenientes que trae la nueva empresa, el gerente Carlos Toro, explicó que lo primero es tener en cuenta que no es solo un cambio de nombre sino una ampliación del objeto y una especificidad del rol que asumirán como especialistas en el sector de la construcción y estructuración de proyectos de vivienda en los sectores rural y urbano, lo que les permite ampliar el horizonte a proyectos de gran envergadura y garantizar que se tenga estructura, urbanismo y equipamiento complementario para cada uno de los proyectos que se entreguen.

Consideró Toro, que el único inconveniente es el acceso a los recursos del Gobierno Nacional, pero para ello se está conformando un equipo interdisciplinario que se encargará de garantizar que los proyectos sean de calidad y de ideología amplia, para que no tengan dificultades a la hora de solicitar el apoyo económico del Estado.

Para tranquilidad de la ciudadanía, el gerente de la EDUR, precisó que los proyectos de vivienda existentes continuarán su desarrollo en iguales condiciones, pero hizo precisión en que durante el tiempo de transición de 6 meses otorgado por los diputados, solamente lo que sufre es el cambio de razón social; los alcances, los tiempos, el tema contractual y los desarrollos de vivienda no sufrirán ninguna modificación, “la idea es que nosotros podamos hacer crecer la entidad y acceder a los recursos”, anotó Toro.