Personero estudiantil quiere ser grande en la política

Desde que puso su nombre en consideración de los alumnos de primaria del colegio cristiano Fares, sede centro, como candidato a Personero Estudiantil, el niño Adrián Fabrizzio Vargas, tenía claro que se trataba de una actividad democrática en la que debía ser claro con sus propuestas para convencer a sus compañeros y así lograr el triunfo.

De esa manera el jovencito empezó a labrar sus primeros pinos en el mundo de la política y como fiel admirador del Contralor General de la Nación, Felipe Córdoba Larrarte, se inspiró en sus postulados para plasmar sus iniciativas dirigidas al bienestar de la población estudiantil, las que finalmente lo sacaron victorioso en las urnas, en las que obtuvo 30 votos frente a 18 que fue la segunda votación.

Adrián Fabrizzio aseguró que quiere ir escalando posiciones para en un futuro servirle a la sociedad desde un cuerpo colegiado; al mismo tiempo se refirió al que considera su modelo a seguir, a Córdoba Larrarte de quien dijo, “espero verlo dirigiendo los destinos de mi país en la presidencia de la República”.

 

Sede campestre
Simultáneamente en la sede campestre de la misma institución educativa, tres niñas de grado octavo se disputaron la personería estudiantil, donde la alumna de octavo grado, Sara Isabel Osorio Calderón, resultó electa con 83 votos a su favor.

De acuerdo con la coordinadora del plantel, Claudia Milena Peña, un vez tomó posesión la nueva personera, anunció que la próxima semana se llevará a cabo una reunión con los alumnos para iniciar el desarrollo de sus proyectos e iniciativas.