La corporada que hizo respetar a Pereira

La historiadora y politóloga Carolina Giraldo Botero, por el partido Alianza Verde, hizo parte de la nómina de concejales de Pereira durante el cuatrienio 2016-2019, destacándose como una corporada independiente y disciplinada

Al terminar su período como coadministradora, la fundadora del movimiento ‘Pereira se Respeta’ asegura que su gestión estuvo libre de mermelada, considerando que el clientelismo es la puerta de entrada de la corrupción.

Participó de 760 sesiones en 4 años, tuvo solo 10 ausencias, la mayoría por incapacidad médica.

De acuerdo con su balance de gestión, apoyó lo positivo para la ciudad y denunció lo negativo. En la plenaria de Concejo votó positivamente 126 Acuerdos de los 166 debatidos. Negó 27 negativo y en 2 se declaró impedida.

 

Logros
Destaca en su balance las modificaciones para incluir criterios de mérito en la elección del contralor. Exigió un Director de la Cárder por méritos, pidiendo idoneidad en todos los nombramientos.

Propuso hacer realidad los puntos de la Consulta Anticorrupción aplicables a Concejales, sin éxito. Denunció el no pago de más de 13.000 millones en impuestos municipales por parte de CSS-Operador del Aeropuerto Matecaña- socio de Odebrecht y exigimos a la alcaldía el cobro respectivo, aun en trámite.

Además partició el control político y denuncias por el robo de los recursos de adultos mayores que tiene funcionarios de la Alcaldía en la cárcel.

Fuerte opusitora a la Reforma Administrativa tramitada como cheque en blanco e incompleta. Defendió el patrimonio público para que no se vendiera Aguas & Aguas y otros bienes del municipio. Hizo seguimiento continuo al aumento injustificado en contratación directa y realizó control político al presupuesto de Pereira.

 

Espacio público
En cuanto al espacio público y ambiente, abanderó el proyecto del Gran Parque San Mateo en los predios del Batallón como pulmón verde de Pereira, y paramos el proyecto que pretendía convertirlo en una mole de cemento. Hizo seguimiento a la siembra de árboles de la Alcaldía, en especial en espacio urbano. Ayudó a suspender el Acuerdo 020 de la Carder que permitía construir a 6 metros de quebradas, salvando corredores biológicos en rondas de quebradas. Detuvieron la construcción de un edificio sobre la quebrada La Dulcera. Denunció la contaminación en el río Otún y denunció un presunto cartel de corrupción en la Cárder.

 

Movilidad
Sobre el tema de movilidad, presentó un Proyecto de Acuerdo para promoción del transporte no motorizado (objetado por la Alcaldía). Apoyó el paso del Instituto de Tránsito a Movilidad, con funciones para peatones, ciclistas, y vehículos particulares. Propició la creación de ciclorrutas en la ciudad y exigiendo que fueran seguras y no invadidas. Respaldó la creación del Sistema de Bicicletas Públicas. Promovió la integración del transporte público al 100% (quedó en 60%). Hizo seguimiento al cable aéreo en temas ambientales, de movilidad y financieros.

Para el sector cultural, logró un aumento en 400 millones en el presupuesto. Defendió proyectos culturales como La Cuadra y la Banda Sinfónica. Ante la liquidación del Instituto de Cultura, incidió para que la nueva Secretaría conservara sus funciones y no terminara en una mini-Secretaría. Presentó el Acuerdo que oficializa el nombre de “Fiestas de la Cosecha” para evitar que copien el nombre. Pidió reestructurar y consolidar el componente de Cultura Ciudadana en el Plan de Desarrollo, sin éxito.

En materia educativa promovió la estampilla Pro-UTP garantizando recursos para la educación, sin afectar a los pequeños contratistas. Denunció el mal estado de los colegios públicos de la ciudad, buscando aumentar el presupuesto a la infraestructura educativa.