Gestión parlamentaria ante la Unidad Nacional del Riesgo

Luego de la intervención del representante a la Cámara del partido Liberal de Risaralda, Juan Carlos Reinales y el director de la Diger en Pereira Alexánder Galindo Luz, ante la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, se dio luz verde, para que el Ministerio de Hacienda proceda a girar los recursos que tienen como destino los proyectos de atención a los damnificados de la ola invernal que azotó a Pereira el año inmediatamente anterior.

De acuerdo con el Congresista Reinales, quien acompañó Galindo en su gestión en la capital de la República, solo faltaba un ajuste técnico para que el Ministerio procediera a ordenar la disposición de los 10 mil millones de pesos, requeridos para atender a los damnificados, lo cual indica que durante el transcurso de la presente semana, dichos recursos podrían estar en las arcas del municipio y así proceder con las obras.

Trámites
Si bien es cierto que el Gobierno Nacional se comprometió a desembolsar los dineros requeridos para atender la emergencia invernal en Pereira, los tramitología no había permitido que esos recursos llegaran a esta ciudad. En tal sentido como fue de conocimiento, recientemente en la visita que hizo el Presidente Iván Duque a Pereira, el alcalde Carlos Alberto Maya le hizo el reclamo respetuoso al mandatario, quien insistió que la palta ya había sido girada, de ahí que se formó una discusión ya que Maya le refutó indicándole que no era cierto. Pues ahora Unidad Nacional del Riesgo le da la razón al alcalde de Pereira y en consecuencia ordenó la revisión de los documentos presentados por la Diger concluyendo que todo fue motivado por trámites legales, pero todo fue superado y se espera que Minhacienda proceda a girar esta misma semana.

Confirmó el titular de la Diger, que el único dinero que había llegado del Gobierno Nacional, eran 100 millones de pesos que se invirtieron en la atención del momento de la emergencia y de ahí empezó el proceso de formulación del proyecto correspondiente para la obra de mitigación de la zona afectada, dicho proyecto fue radicado a finales del mes de noviembre y desde entonces surtió una serie de devoluciones y envíos con las correcciones respectivas, “nos enviaban el documento un viernes y a más tardar el martes siguiente mandábamos las correcciones y ellos se demoraban entre 20 días y un mes para pedir alguna corrección, es decir que no tenían ninguna consideración con la urgencia que tenemos” precisa Alexánder Galindo.