El director del IDM no fue escuchado en el Concejo

Una invitación formulada por el presidente del Concejo de Dosquebradas al director del IDM, terminó en polémica en la plenaria del día de ayer, la mayoría de los concejales abandonaron el recinto y debió suspenderse la sesión por falta de quórum.


Ante la preocupación por el estado en que se encuentran las obras de movilidad en el municipio, la Corporación invitó al director del Instituto de Desarrollo Municipal IDM, Rubén Darío Mejía para que explicara el porqué no ha cumplido el cronograma diseñado, además del estado financiero de los proyectos.
El presidente del Concejo Miguel Ángel Rave, hizo la invitación formal al funcionario quien atendió el llamado y se hizo presente en la plenaria.

De acuerdo con un grupo de concejales, Mejía al hacer su intervención, de manera grotesca e intransigente expresó que la invitación no fue hecha conforme a la ley y pidió que fuera a través de citación con un cuestionario previo a través del cual le pueda dar respuesta a la ciudadanía a cerca de lo que está pasando con las obras.

 

Avance de obras
El Concejal Robert Sánchez, señaló que es claro que los proyectos no han avanzado en la manera que se requiere, para haberse gastado los recursos, aparte de que la burocracia al interior del IDM es exagerada, donde algunos funcionarios reciben salarios hasta por los 9 millones de pesos; “estamos pidiendo copia de toda la contratación del personal parea nosotros estar seguros y no permitir que los recursos públicos que son sagrados se esfumen sin que se vean las obras”, agregó.

Frente al abandono del recinto por parte de la mayoría de concejales, Sánchez anotó que “no lo quisimos escuchar porque fue una persona que llegó a la plenaria a imponer sus mecanismos y no a hablar con decencia ante una Corporación que merece todo el respeto, pidió que fuera citado y eso vamos a hacer”, puntualizó el concejal.

Entre tanto, el concejal Miguel Rave en calidad de presidente, apuntó que lo ideal era haber escuchado al director del IDM, pero no le dieron la oportunidad y fue necesaria la suspensión de la sesión.

“Nosotros queríamos saber cuál es el estado real de las obras y el verdadero estado financiero ya que hay preocupación por los 40 mil millones de pesos que fue el crédito, pues no se sabe cuánto han gastado y que plata queda para la culminación”, agregó Rave.

 

El respeto
Sobre la actitud inicial del director del IDM, Rubén Darío Mejía, quien según los corporados no fue amable, éste respondió que son situaciones que se presentan en las corporaciones, “lo que pasa es que es bueno pedir respeto, pero también es bueno darlo”, afirmó el funcionario, indicando que su indignación radica a partir de un video que circula en redes sociales en las que en concejal Robert Sánchez, dice que nosotros nos estamos ‘mecatiando’ la plata de las obras, pero no se de donde saca esas afirmaciones, máxime cuando puedo demostrar que a la fecha las obras no tienen un 20% de pago por actas parciales, ya que cada contratista ha tenido su músculo financiero para adelantar las obras.

En cuanto a un supuesto retiro de 5 mil millones de pesos de la cuenta del IDM del Banco de Colombia, Mejía aseguró que de eso no tenía conocimiento, que por el contrario ninguno de los contratos ha tenido adición presupuestal, solamente de dio una adición en dinero para las interventorías.

“Lo que si puedo afirmar es que en diciembre le solicitamos al Banco que nos girara una parte del empréstito que fue alrededor de 3 mil 200 millones de pesos, para acabar de pagar gestión predial y adicionarle a las interventorías; al momento tenemos una reserva presupuestal de 19 mil 900 millones de pesos y esperamos que nos alcance para terminar las obras”, repuso el director del Instituto de Desarrollo Municipal.