Aceptan renuncia al Contralor de Dosquebradas

Con la satisfacción de haber cumplido a cabalidad las funciones de control fiscal, durante cuatro años, dejó su cargo ayer el Contralor Municipal de Dosquebradas, Fernan Alberto Cañas López.

Después de presentar su carta de renuncia ante el presidente del Concejo Municipal, Miguel Ángel Rave Rojo, hoy en plenaria la darán por aceptada y procederán a encargar provisionalmente a un contralor(a) mientras se surte el proceso de convocatoria y posterior elección de funcionario titular que tendrá a su cargo el control fiscal durante cuatro años.

El hoy exfuncionario manifestó que se va convencido de hacer hecho las cosas bien, realizando las auditorías correspondientes a cada uno de los despachos de la administración y de los institutos descentralizados, donde se mueven recursos del erario público.

Cañas López afirmó que el compromiso social que adquirió al asumir el control fiscal del municipio, le deja una gran experiencia y tranquilidad después de entregar una serie de resultados que son ampliamente conocidos por la población, bajo los principios de celeridad y economía procesal.

Al despedirse del cargo, el excontralor agradeció a su equipo de funcionarios y a la ciudadanía en general la colaboración permanente para el éxito de esta tarea.

 

Para el encargo
Entre dos mujeres profesionales, el Concejo de Dosquebradas, escogerá hoy a la persona que por encargo estará al frente de la Contraloría de este municipio hasta finales de febrero.

La Contadora Pública de la Universidad de Manizales, María del Pilar Loaiza Hincapié, actual directora operativa técnica de la entidad.

La abogada Margarita María Gallego Gutiérrez, directora operativa de Responsabilidad fiscal.

 

Balance
Al dejar el cargo, Fernan Alberto Cañas López, dijo que entrega un balance de gestión altamente positivo, reiterando que durante este último cuatrienio se realizaron un total de 243 auditorías con 94 hallazgos fiscales por un valor de $13.954.926.266,00, 18 hallazgos penales, 201 disciplinarios, y 675 administrativos, derivándose un beneficio de control fiscal de $79.626.323,00 y una recuperación por fallos de Responsabilidad fiscal por $462.923.466,00.