¿Por qué se hundió el Plan Departamental de Ordenamiento Territorial de Risaralda?

Cuando se pensaba que la aprobación en tercer debate del Plan Departamental de Ordenamiento Territorial era cuestión de simple trámite, la Asamblea de Risaralda decidió hundir esta iniciativa del gobernador Sigifredo Salazar Osorio la cual buscaba, según se plantea en el objetivo general del proyecto de ordenanza: “compatibilizar las políticas, planes y acciones de desarrollo territorial en general, según su expresión espacial conforme al interés común nacional, regional y local, considerando al Estado como instancia reguladora, armonizadora y facilitadora del desarrollo”.

La iniciativa comenzó su tránsito en la corporación en las sesiones extras de julio pasado y logró avanzar hasta segundo debate. En las sesiones ordinarias, las últimas del período 2016-2019, que finalizaron ayer sábado, el proyecto no tuvo ningún trámite en octubre y se reactivó su estudio en noviembre. La semana pasada, la comisión correspondiente acogió la ponencia positiva presentada por el diputado Hugo Armando Arango y todo quedó dispuesto para su discusión en tercer debate el pasado martes, 26 de noviembre.

A diferencia de lo que pasó en comisión, en donde no se presentaron cuestionamientos, en plenaria surgieron dos voces discordantes que formularon reparos a varios aspectos del proyecto, entre ellos la constitución de las provincias, algunos temas relacionados con las áreas metropolitanas y los esquemas asociativos territoriales. Se trata de los diputados John Jairo Arias del partido de la U y Fernando Cano del partido Liberal.

Y a la hora de votar, la iniciativa logró solo tres votos positivos (Hugo Armando Arango, Durguez Espinosa y Juan Carlos Valencia), frente a seis negativos (Jota Jota Arias, Fernando Cano, Paola Nieto, Alexander García, Julián Chica y Diomedes Toro) quienes hicieron mayoría aprovechando las ausencias de Fernan Caicedo, Vivian López y Giovanny Londoño.

¿Qué es el PDOT?

“El Plan Departamental de Ordenamiento Territorial hace parte de las competencias que la Ley 1454 (ley de ordenamiento territorial) le da a los gobiernos departamentales para definir directrices, lineamientos de orden superior, para que los municipios y el departamento orienten su planificación. Por ejemplo en la formulación de sus planes de desarrollo y en los ajustes que tengan que hacer a sus planes, esquemas de ordenamiento territorial”, explicó el secretario de Planeación, Claudio Olivella Orcasitas.

El proyecto de ordenanza, en donde se plantea este modelo de ordenamiento territorial, contiene un total de 20 artículos en los cuales se define al departamento desde cuatro perspectivas:

– Risaralda territorio global-local

– Risaralda sostenible, diversa, resiliente y segura territorialmente

– Risaralda territorio eficiente, competitivo e inteligente

– Risaralda territorio saludable, amigable, incluyente, equitativo, accesible y en paz

Además se propone la creación de tres provincias, que finalmente fue uno de los puntos de discordia: Provincia de Innovación (Marsella, Santa Rosa de Cabal, Dosquebradas, Pereira y La Virginia; Provincia del Café (Balboa, La Celia, Santuario, Apía, Belén de Umbría, Guática y Quinchía) y Provincia de la Biodiversidad (Pueblo Rico y Mistrató).

“Para nosotros el proyecto murió sin ninguna justificación técnica. Entregamos un proyecto de ordenanza coherente en lo técnico con lo jurídico y lo normativo”, dijo Olivella Orcasitas. Y agregó que “era la época propicia de su aprobación porque llega un nuevo período de gobierno, con nuevos gobernador y alcaldes y nuevos planes de desarrollo. El componente ambiental se trabajó en paralelo con la Cárder que está actualizando el Plan de Gestión Ambiental de Risaralda, PGAR”.

El funcionario reconoció que el proyecto se puede volver a presentar, pero recomendó que el tema haga parte de los documentos que se entregarán en el proceso de empalme al gobernador electo, Víctor Manuel Tamayo, para que sean éste y los nuevos diputados los que aborden su discusión. “Ojalá que sea la primera iniciativa que tenga el nuevo gobernador porque va a motivar la formulación, inclusive de su propio Plan de Desarrollo y de los planes de desarrollo de los municipios”, anotó.

Razones en contra

El diputado Jota Jota Arias, uno de los que votó en forma negativa, explicó que su oposición se relaciona con una eventual vulneración de los derecho de los municipios que ha quedado implícita en el cuerpo de la ordenanza. Explicó que para la creación de las provincias, que si bien es cierto es competencia de las administraciones departamentales, se requiere de la autorización previa de los Concejos Municipales comprometidos, documento que nunca fue presentado a la Asamblea.

¿Acto irresponsable?

El ponente del proyecto de ordenanza, Hugo Armando Arango, no dudó en calificar el hundimiento de la iniciativa como un acto de irresponsabilidad, al tiempo que descalificó los argumentos del diputado Jota Jota Arias en relación con la vulneración de las competencias de los Concejos Municipales.

“El PDOT es una iniciativa del gobierno que obedece a políticas del orden nacional para definir el modelo de ocupación del territorio el cual plante la figura de los Planes de Ordenamiento Territorial modernos como instrumentos de planificación en donde se le da una especial prelación al componente ambiental”, anotó.  Arango agregó que este PDOT no vulnera la autonomía territorial sino que armoniza los POT para que conlleven una línea dura del componente ambiental y se crean las condiciones para que Risaralda se consolide como un bosque modelo para el mundo y coadyuve con la mitigación de los efectos del calentamiento global.

Conclusiones

Aunque las fuentes consultadas se abstienen de relacionar esta situación con un posible voto de castigo, lo cierto es que esta misma semana se hundió otro proyecto que tenía también relación con el anterior. Se trata de la adopción del Plan de Gestión Ambiental de Risaralda, PGAR, que había sido actualizado por la Corporación Autónoma Regional de Risaralda, y construido con un horizonte de 20 años, para reemplazar al actual PGAR que vencerá el 31 de  este mes.