Los detalles desconocidos del “novelón” de la RAP

Entre los tres gobernadores actuales, Víctor Manuel Tamayo de Risaralda, Luis Carlos Velásquez de Caldas y Roberto Jairo Jaramillo del Quindío, existe el consenso de no aceptar la renuncia presentada por el actual gerente de la Región Administrativa de Planificación, RAP del Eje Cafetero, Uriel Orjuela, por cuanto consideran que está sustentada en motivaciones equivocadas. Y los mandatarios tienen serios reparos sobre la forma como se está manejando un instrumento creado de manera expresa para promover el desarrollo integral de los tres departamentos.

Lo particular es que en solo dos años de existencia, la RAP ya ha tenido tres gerentes y muy poco que mostrar. El primero que estuvo al frente de esa entidad fue el ex alcalde de Armenia y ex director regional del Sena, Álvaro Patiño Pulido; luego en febrero del 2019 fue designado el también quindiano Luis Guillermo Velásquez, quien venía de gerenciar la Concesión Autopistas del Café, pero renunció apenas quince días después alegando situaciones de carácter personal. La RAP del Eje Cafetero estuvo acéfala varios meses hasta noviembre cuando fue designado Orjuela, quien acaba de renunciar, pero cuyo período va hasta finales de diciembre de 2021.

¿Qué hay detrás de todo esto?

Los orígenes

En una noche de ingrata recordación, el 17 de diciembre de 1999, el Senado de la República acabó con los Consejos Regionales de Planificación, Corpes, que encarnaban un acertado intento de regionalización del país.

En esa jornada, con la presencia del Director de Planeación Nacional, Mauricio Cárdenas, y del Superministro Jaime Ruiz, la plenaria del Senado extendió el certificado de defunción de los Corpes, al considerar que esos consejos ya habían cumplido su labor. Aunque el proyecto que les prolongaba la vida había sido aprobado en la Cámara y aún en la Comisión Primera del Senado, al entrar a su última discusión en la plenaria de Senado, la iniciativa se hundió. En el proyecto negado se proponía extender la vida de los Corpes hasta el 31 de diciembre del 2000. Tales consejos serían reemplazados por las Regiones Administrativas y de Planificación, según la Constitución Política de 1991.

Decisión equivocada

El ex Secretario General de la Presidencia, Bernardo Moreno Villegas, quien fue el último director del Corpes de Occidente, considera que ésta fue una decisión equivocada y la cual dejó en el limbo el proceso de regiones en Colombia por casi dos décadas.

“El gobierno se demoró más de 17 años para reglamentar las RAP y caímos en un entramado de discusiones absurdas y netamente burocráticas, en cuyo contexto se perdió la dimensión regional. Los Corpes se habían creado por ley como un primer ensayo para la asociación de departamentos a fin de impulsar proyectos de desarrollo regional que trascendieran el ámbito departamental”, anotó Moreno Villegas.

Agregó que con su desaparición las regiones perdieron un espacio importante de discusión y análisis de los temas que superan el espacio de los entes territoriales, en el caso del Corpes de Occidente, del cual hacían parte Antioquia, Valle del Cauca, Cauca, Nariño, Chocó, Risaralda, Caldas y Quindío, la entidad aportó documentos de suma importancia como el Estudio de Prospectiva Regional, con planteamientos a 20 años en materia de medio ambiente, desarrollo urbano, infraestructura física, educación y comunicaciones.

El Corpes de Occidente planeó y lideró iniciativas como la Troncal de Occidente (La Virginia-Irra), el tramo Santa Fe de Antioquia-Puerto Valdivia, la doble calzada Armenia-Pereira-Manizales, el túnel de la Línea, la recuperación del Tren de Occidente, el Aeropuerto de Palestina, la ampliación del puerto de Buenaventura, las zona francas, entre otros.

RAP con limitantes

Al ser creada la RAP del Eje Cafetero una de las primeras situaciones que dio lugar a cuestionamientos fue la decisión de darle vida a una región limitada a tres departamentos y la cual perdió la dimensión de la importancia económica de la Cuenca del Pacífico. Y la propuesta de que estos tres departamentos hicieran parte de una RAP con los mismos componentes del anterior Corpes de Occidente, fue descartada de plano.

Se creó, en cambio, una RAP donde solo cabían Caldas, Quindío y Risaralda, departamentos que debían aportar un porcentaje de sus ingresos de libre destinación para garantizar sus gastos de funcionamiento e inversión.

Para el presente año, dicho presupuesto es de $ 2.740´573.000 de los cuales más de un 41 %, es decir $1.123´799.820 se destinan a atender los gastos de la nómina burocrática, la cual cuesta cada mes 53 millones 383 mil pesos para pagar los sueldos de siete funcionarios.

Bien pagados

Y es que, a decir verdad, los empleados de la RAP, que en buena parte vienen de las administraciones departamentales pasadas, están bien pagados. Veamos los alcances de esta nómina mensual:

– Gerente General $ 13.992.000

Subgerente de Planeación $10.149.855

– Subgerente Administrativo y Financiero $ 10.149.855

– Asesor Jurídico $ 7.424.913

– Asesor de Relaciones Institucionales y Comunicaciones $7.424.913

– Tesorero General $ 5.421.636

Se trata, en efecto, de un paquete salarial que supera con creces las escalas de sueldos de otras RAP, entre ellas la RAP Central que incluye los departamentos de Boyacá, Cundinamarca, Meta, Tolima y Bogotá. Según conoció El Diario, la RAP Central tiene un presupuesto anual de $ 9.000 millones y destina a los gastos de funcionamiento $3.600 millones, en tanto que el salario del gerente, con prestaciones y todo, equivale al 2.86 % del total. En la del Eje Cafetero, en cambio, el salario más prestaciones del gerente se lleva el 10.1% del presupuesto, en lo que muchos consideran una relación inadmisible.

¿Concurso DE MÉRITOS?

Los gobernadores anteriores, tras la renuncia de Velásquez, optaron por acudir a un concurso de méritos para elegir el nuevo gerente, el cual estuvo lleno de curiosidades.

Se les pidió a los Comités Intergremiales de los tres departamentos que cada uno postulara un candidato y se escogiera un cuarto por consenso. Risaralda postuló a Jesús Saldarriaga, a la sazón, director de la Comisión Regional de Competitividad; Quindío a Everardo Murillo, ex director del Corpes, y Caldas a Ana María González. El cuarto, por consenso, fue Luis Fernando Arboleda, ex presidente de Findeter, quien optó por renunciar.

Como Murillo no cumplía con los requisitos exigidos en el proceso de selección, en lugar de seguir adelante con la escogencia entre quienes sí cumplían, se optó por pedirle al Quindío que propusiera un nuevo candidato. Este fue Uriel Orjuela, quien sería el elegido.

¿Qué va a pasar ahora?

Esta es la pregunta que queda flotando tras la renuncia de Orjuela, quien aseguró que lo hacía por razones políticas, y la decisión de los gobernadores de no aceptarla. En dicha carta de renuncia Orjuela anunció que estaría al frente del cargo hasta el 29 de febrero, es decir ayer sábado, lo que quiere decir que este domingo la RAP del Eje Cafetero quedó de nuevo acéfala. ¿Pero qué va a pasar ante la decisión de los gobernadores de no aceptar la renuncia dado que, en su concepto, está fundamentada en motivaciones equivocadas?

En opinión del gobernador de Risaralda, Víctor Manuel Tamayo, la RAP es el mejor instrumento creado desde la Constitución de 1991 para los procesos descentralizados y el fortalecimiento regional, dado que las alianzas regionales son fundamentales para juntar esfuerzos en torno a uno o a varios propósitos comunes.

Por tanto, considera que “hay que proteger el instrumento de las RAP de las maniobras y de los manejos administrativos abiertamente equivocados y contrarios al espíritu legal que les dio vida. Ese es nuestro propósito, tenemos que asegurarnos que la RAP sea una instancia técnica, que la estructura administrativa sea muy delgada y que sea posible contratar profesionales expertos para estudios muy particulares y especializados que brinden herramientas adecuadas para tomar decisiones frente a los hechos regionales”.

Al respecto, el Gobernador aseguró que “si la RAP del Eje Cafetero continua con este comportamiento burocratizado y alejado de la planeación no logrará el cumplimiento del objetivo para lo cual fue creado” y, de paso, afirma que la nómina actual se debe revisar con base en un plan estratégico, el cual tampoco existe en el momento.

2 comentarios en “Los detalles desconocidos del “novelón” de la RAP”

  1. Y con semejantes salarios como hacen para renunciar.Siendo pura burocracia?????
    El problema debe ser mas grave de las causas para renunciar.

    En la redaccion no me cuadra Integrantes Cauca, Nariño.???

    Y por que a esta RAP No la integraron los mismos del corpes de Occidente.????

Los comentarios están cerrados.