14.3 C
Pereira
lunes, febrero 6, 2023

¿Una bienestarina con productos locales?

Liliana Cardona Marín

 

El 28 de diciembre, mal día para un anuncio en Colombia, el presidente Gustavo Petro a través de su cuenta de Twitter, se refirió al tema de la Bienestarina en respuesta a lo que comentó el excandidato del Centro Democrático sobre el asunto: “Hermano Fico deje de decir mentiras así sea un día. Nadie va a prohibir la bienestarina, solo que se debe producir con alimentos colombianos. ¿Sabe por qué? Porque aumenta la riqueza nacional y se logra soberanía alimentaria: el camino más eficaz para acabar la desnutrición”.

 

El Tweet de Fico Gutiérrez decía: “Parece una inocentada para los niños más vulnerables de Colombia, que el Presidente @petrogustavo prohiba la distribución de Bienestarina para su alimentación. Muy grave. Será el responsable de más desnutrición infantil. Dogmatismo en su máxima expresión. Ojalá lo reconsidere”.

 

Nutrición y medicina

Al respecto el Colegio Médico de la Guajira se pronunció y dijo que de reemplazarse por productos propios, se debía consultar a las comunidades indígenas sobre lo que debería llevar la mezcla o los alimentos que se deben producir de acuerdo a las cualidades de esta región del país, y que se respeten los usos y costumbres de la población a alimentar.

 

Para aclarar el tema en esta Región Andina, fue consultado el médico especialista en medicina interna y nutriología clínica Carlos Andrés Zapata: “Hay que aclarar que no todas las personas necesitan suplementos nutricionales, lo ideal es que fueran anexos a una nutrición de verdad con alimentos enteros a la cual todos pudiéramos tener acceso. Desde este punto de vista hay algunas áreas en el país en las que el acceso a esta alimentación completa se complica y cuando se está en la carencia absoluta es cuando pueden cobrar protagonismo y necesidad darle un complemento a un ser humano”.

 

Según el doctor Zapata, en Colombia en ninguno de los escenarios se utiliza la Bienestarina para reemplazar alimentos de verdad, los que aportan salud a las personas, sino como el alimento en sí. El esfuerzo del gobierno debe estar orientado a cubrir la seguridad alimentaria en las zonas marginales.

 

“No hay que conformarse con seguir dando Bienestarina toda la vida a regiones afectadas, porque la Bienestarina aunque traiga aportes, no los tiene de la forma adecuada, hay que darle perspectiva y contexto. Este es un alimento ultraprocesado al que se le han retirado o adicionado elementos químicos que pueden llegar a afectar la salud de las personas”.

 

El médico hace énfasis en que las enfermedades del siglo XXI, que son el sobrepeso, la obesidad y la diabetes que son protagonistas en países en vías de desarrollo tienen el origen en este tipo de alimentos.

 

“La Bienestarina por ejemplo trae piridoxina y esta se encuentra en las lentejas o las legumbres en general, así como las demás del complejo B, excepto la B12, cuyo precursor químico proviene de los animales y es aprovechado por las bacterias del estómago cuando se ingiere”, dice el nutriólogo.

 

El problema es que en Colombia, las lentejas también están siendo importadas, con lo que la propuesta del presidente Petro cobra valor en la lucha por la seguridad alimentaria, que está alineada con las tendencias mundiales en salud, ecología y mejorar la calidad de la alimentación en la que hay que virar en los próximos 10 a 20 años máximo, porque los alimentos sembrados a nivel local y orgánicos de donde se están consumiendo, son más económicos para las personas de bajos recursos.

 

“Una porción de Bienestarina sí puede salvar la vida de un niño que no tenga acceso al alimento como tal, pero no quiere decir que a largo plazo vaya a tener salud. Un niño que se queda comiéndola a largo plazo tendrá obesidad y diabetes. Por eso los infartos, los derrames y el cáncer hoy en día son más comunes en estratos medio y bajo, no se puede ignorar la correlación”. puntualizó el doctor Zapata, médico de las Universidades de La Sabana y de Barcelona.

 

Un poco de historia

Fue en la presidencia de Alfonso López Michelsen que este complemento nutricional nació como parte del primer Plan Nacional de Alimentación y Nutrición en 1976. Es marca registrada bajo el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar desde 2005, su valor y aporte nutricional de emergencia queda claro, porque contiene oligoelementos, micronutrientes y vitaminas.

 

También ha sido objeto de escándalos como el caso del Chocó, en el que se engordaban cerdos con Bienestarina o en 2021, cuando la población trataba de recuperarse de los estragos causados por la Pandemia, se hallaron 26 bultos de la misma abandonados en una bodega del Coliseo de Ciénaga (Magdalena), que habían sido entregados por el ICBF.

 

Desnutrición en Risaralda

Las siguientes son las variables de interés reportadas en la base de datos SIVIGILA del Instituto Nacional de Salud de 158 casos reportados.

-Niños 77 casos. 48,73%

-Niñas 81 casos. 51,27%

-Pertenencia étnica 85 casos. 53,80%

-Hospitalizados 57 casos. 36,31%

-Desnutrición aguda moderada 102 casos. 64,56%

-Desnutrición aguda severa 53 casos. 33,54%

 

Dato

La muerte de siete niños menores de cinco años por enfermedades asociadas a la desnutrición en comunidades indígenas asentadas en los municipios de Mistrató, Pueblo Rico y Marsella, debe alertar y preocupar a todas las autoridades en el departamento.

 

Cifra

2012 año en que se conocieron denuncias en las que se entregaba Bienestarina vencida que ponía en riesgo la salud de los consumidores en Arauca, Quindío y Huila.

 

 

En Colombia hay dos plantas procesadoras ubicadas en Sabanagrande, Atlántico y otra en Cartago, Valle del Cauca.

 

Los sabores de la Bienestarina han cambiado con el paso de los años para hacerla más atractiva a los pequeños, hay de fresa y vainilla.

 

 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -