Tubo roto acabó con los enseres de siete familias

Los afectados han manifestado en varias oportunidades el pedido para que se haga una obra definitiva que mitigue el riesgo, pero no ha recibido ninguna respuesta concreta.

Al ingresar a la casa de la señora Maribel Herrera se siente la humedad en todo el ambiente, esta mujer dedicada a la fabricación de zapatos, ha tenido que vivir durante 18 días con las consecuencias que le dejó el rompimiento de una tubería del acueducto y la inundación de toda su casa, hecho ocurrido el 18 de diciembre alrededor de las 3:30 de la madrugada.

“A mí me despertó el perro, cuando puse un pie en el suelo el agua ya me llegaba a las rodillas, traté de abrir la puerta, pero la fuerza del agua que bajaba por las escaleras no lo permitía, hasta que la policía y mis hermanos me lograron rescatar y una vecina me albergó y me cambió la ropa”. Son siete familias las afectadas por la ruptura del tubo, que pasa por un lote de propiedad de la familia Herrera y justo allí fue donde colapsó. Según Luis Herrera, su madre Dioselina Arias compró esta propiedad con el visto bueno y los fondos entregados por el Forec durante la reconstrucción del Eje Cafetero, afectado por el terremoto de 1999, aseguran que todas las casas afectadas son legales y tienen escrituras.

Atrapada en la cocina

Doña Yolanda Muñoz y su esposo David de Jesús fueron otros de los afectados, casi todos enseres que en este momento posee se los regalaron los vecinos, amigos y otros familiares porque nada les quedó bueno. Llama la atención que gran parte de la vivienda está sin cielorraso. Ella explica que el agua entró en chiflón y era tanta la fuerza que tumbó las láminas. “Mi esposo y yo vivimos acá solos, la corriente era tan fuerte que los arrinconó en la cocina, nos tuvieron que rescatar. Mi hijo también resultó damnificado, el agua bajaba por las escaleras como un arroyo, eso fue horrible”.

 

 

¿Qué pasó?

Don Javier Herrera explica que días escuchó que el tubo traqueó, pero no e imagino que se fuera a romper. El chorro salió a un costado de su casa y además de pegar contra el muro le acabó con el techo porque subía como cinco metros. Él también lo perdió todo. Los afectados declararon que los funcionarios de Aguas y Aguas llegaron ese día como a las 5:30 a.m. ya había amanecido, es decir, el tubo de 7 pulgadas botó agua más de 2 horas. Para cortar un poco la presión le pusieron una piedra que incluso todavía está allí y el arreglo lo realizaron dos días después el cual consistió en cortar la parte averiada, poner un trozo nuevo de tubería y asegurar con dos abrazaderas, eso fue todo.

Es un peligro

Maribel manifiesta que si bien el tubo fue reparado por los obreros de Aguas y Aguas y les van a reconocer el valor de los enseres, el peligro por la existencia del ducto en esa zona sigue latente. Agregó que en tres oportunidades le ha manifestado a la empresa, mediante solicitudes y visita presencial, una obra definitiva que mitigue el riesgo, pero no ha recibido ninguna respuesta concreta, pese a que los técnicos han ido a la zona en varias ocasiones. Frente a lo ocurrido y las acciones que emprenderá la empresa Aguas y Aguas, el gerente Leandro Jaramillo indicó que luego de la emergencia entregaron ayudas prioritarias; agregó que con la aseguradora se está terminando el trámite para reponer los enseres perdidos. Aseguró que el predio donde está el tubo causante de la emergencia no es propiedad privada y que la edificación afectada es una construcción informal adelantada por fuera de la norma, en el cual no se respetaron las zonas de retiro de la infraestructura, culminó diciendo que los habitantes no demuestran propiedad mediante escritura.

OPINIONES

Maribel Herrerea. Afectada «Un tubo más pequeño pasa frente a mi casa, este ya se reventó una vez”.
Yolanda Muñoz. Afectada “Nosotros lo perdimos todo, de Aguas y Aguas nos dieron un colchón y unas sábanas”.
Javier Herrera. Afectado “El tubo ya se había reventado y tumbó una casa, que tuvieron que reconstruir. Si no van a solucionar el problema, que nos compren la casa