Tercer día de horror, la violencia de los vándalos no cesa en todo el Área Metropolitana

Luego de cumplirse la tercera noche de manifestaciones en Pereira y su Área Metropolitana, nuevamente con una masiva participación, se escucharon cánticos y gritos en total rechazo a la reforma tributaria del Gobierno Duque.

Al caer la noche el panorama fue diferente, tras el cumplimiento del toque de queda se incrementó la fuerza policial luego de que se iniciaran algunos desmanes por pequeños grupos de desadaptados.

Durante estos hechos se presentaron varias afectaciones en el centro de Pereira y algunos barrios de Dosquebradas.
Es claro que entre los sitios más afectados se encuentran algunas entidades bancarias donde rompieron varios vidrios y se violentaron los cajeros automáticos, también algunas tiendas de ropa y sin duda alguna las estaciones de Megabús con serios daños, donde las cifras en las reparaciones suman más de 100 millones de pesos.

“Las estaciones afectadas el 28 de abril arreglarlas valen 30 millones de pesos, las del 29 todavía no las hemos cotizado pero yo diría que más o menos unos 60 o 70 millones de pesos tras la destrucción casi total de las estaciones de La Popa, Santa Mónica y Milán”, afirmó Darío Acosta, gerente de Megabús.

También hubo algunos locales comerciales que fueron saqueados y vulnerados horas después que los marchantes ya habían finalizado su recorrido, pero varias personas malintencionadas buscaron beneficiarse por medio de la violencia, con enfrentamientos con las fuerzas del ESMAD utilizando piedras y alguna que otra bomba incendiaria.

Ayer se cumplió una nueva jornada de marchas y protestas donde el pie de fuerza se incrementó con mayor presencia de la Policía y Ejército.

Miles de personas marcharon por las calles de Pereira concentrándose esta vez en el sector de la Circunvalar, por donde fueron dejando rastros de su accionar.

La Policía, el Ejército, Gobernación de Risaralda y Alcaldía de Pereira continúan realizando el despliegue de fuerza pública con el fin de controlar los desmanes especialmente en horas de la noche.

Compartir