18.4 C
Pereira
jueves, marzo 23, 2023

Sobre la cárcel El Pílamo y polémica propuesta

Pero el avance de este proyecto carcelario no es la única pregunta que se hacen muchas personas, también esta la interrogante si este equipamiento será utilizado, ya que una de las propuestas del actual Gobierno nacional, en lo que sería la reforma penitenciaria que se presentará al Congreso, es prácticamente sacar de las cárceles a las personas que estén privadas de la libertad por cometer delitos como hurtos simples. La propuesta consiste en que salgan en el día a realizar algunos trabajos que les impongan y volver por la noche a pernoctar en el centro penitenciario.

Hay que tener en cuenta que la cárcel que se construye en El Pílamo, tendría la capacidad de albergar más de 1.500 internos, lo que mitigaría el hacinamiento carcelario que se registra en la cárcel La 40, la UPPV y otros lugares como las estaciones de Policía.

En el nuevo centro penitenciario que estará ubicado en el sector rural de Pereira, la inversión asciende a los $195.000 millones y es una obra que llevan esperando los risaraldenses desde hace varios años.

 

Polémica
A pesar de la propuesta de excarcelar delincuentes, lo que ha generado una fuerte polémica entre el Ministro de Justicia y la alcaldesa de Bogotá, en Risaralda consideran que sí es necesario contar con la nueva cárcel. Así lo manifestó en entrevista con El Diario, el secretario de Gobierno departamental, Israel Londoño, quien además agregó que avanza satisfactoriamente la construcción de la red de acueducto de 11,7 kilómetros de largo que llevará el servicio de agua potable desde Parque Industrial hasta el lugar donde se construye el nuevo centro penitenciario en inmediaciones a la vereda La Honda.

Sobre la controversial propuesta, el abogado James Ariel Velásquez, manifestó que “por fortuna es apenas una propuesta. De entrada considero que es una propuesta populista. Preocupa la forma en la que el Estado, a través del INPEC, entidad bien limitada en su talento humano (personal de custodia y vigilancia), vaya a vigilar el cumplimiento del regreso a las cárceles del país, de todas esas personas privadas de la libertad que saldrían en el día y que volverían en la noche al centro de reclusión. Por ejemplo, en el caso de Pereira, solo hay dragoneantes que cumplen la función de vigilar a los detenidos en sus residencias (aquellos que están con detención domiciliaria), a los que sé, en un año, no alcanzan a darle la vuelta para verificar que en efecto, estén en su lugar de detención (casa o apartamento) cumpliendo esa medida judicial, cómo será cuando tengan que vigilar a una población mayor por fuera de las cárceles. Como dijo el ciego ¡amanecerá y veremos!”.

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -

Te puede interesar

- publicidad -